Duerme mejor con la rutina perfecta antes de acostarte

A quién no le gustaría ser capaz de apagar a voluntad el cerebro y quedarse dormida al instante, como nuestros smartphones… La verdad es que hasta los que descansan lo suficiente tienen que esforzarse para lograr quedarse dormidos.

 

El sueño, en realidad, es un proceso. La mejor manera de preparar el cuerpo y el cerebro para dormir es con una rutina relajante antes de acostarse. Emplea el tiempo antes de meterte en la cama para pasar del día a la noche, descansar y prepararte para empezar el día siguiente con buen pie.

 

Desconectar

Lo primero es apagar el móvil o ponerlo en modo avión, para no recibir mensajes. El teléfono es un invento maravilloso pero también una gran fuente de estímulos. Está demostrado que el uso de redes sociales y otras plataformas informativas o visualmente estimulantes reducen la calidad del sueño y aumentan el tiempo que tardamos en quedarnos dormidos. Los móviles también son una fuente de luz azul que, como el sol, envía señales fisiológicas a nuestros cerebros para que estén alerta.

 

Tiempo para ti

En vez de recibir más información o completar otra tarea, piensa en la hora de acostarse como tiempo para ti. Olvídate del estrés del día y sumérgete en el sueño. Recuerda que la calidad del sueño es lo que determina si te despertarás descansada, con las pilas cargadas y lista para un nuevo día.

 

Descubre qué te relaja

Las mejores actividades antes de acostarse son las que nos relajan y en eso cada persona es distinta. ¿Qué es lo que más te relaja a ti? Si te gusta darte un baño o escribir en tu diario no te olvides de incluir esas actividades en tu rutina.

 

Relájate

Antes de acostarte también puedes leer un libro o meditar, sentarte unos instantes en un lugar tranquilo y centrarte en el ritmo de tu respiración o tus pulsaciones. La meditación también puede consistir en visualizar ideas relajantes sobre personas y sitios que te encantan. Cierra los ojos y céntrate en la manera en que te hacen sentir estas personas, recuerdos o lugares. ¿Qué sentidos estás empleando? Hagas lo que hagas para desconectar, esta noche apaga el móvil y haz algo relajante antes de irte a la cama.

 

Conviértelo en un hábito

La parte más importante de una rutina es practicarla de manera frecuente. Encuentra la que mejor se adapta a ti, sin importar lo corta o larga que sea, y practícala cada noche. Verás cómo te quedas dormida más rápido que nunca.