Qué podemos aprender de Bushido: El código de honor Samurai

Convertirse en un Samurai no era fácil. No solo era un desafío físico enorme, también era extremadamente exigente a nivel mental. Los guerreros japoneses tuvieron que adherirse al bushido, un tipo de código de honor, que ha evolucionado a lo largo de los siglos.

Las siete virtudes del bushido

Aunque el bushido ha ido cambiando durante cientos de años, sus siete virtudes han permanecido intactas.

En el antiguo Japón, para vivir como un verdadero Samurai y evitar el castigo de los Seppuku (o suicidio por destripamiento) se esperaba que los guerreros fueran justos, siempre tomando las decisiones correctas. No hace falta decir que también necesitaban ser valientes, pero nunca arrogantes ni orgullosos. La empatía también era un aspecto muy importante: podían estar en situación de matar personas, pero tenían que encontrar el equilibrio y no tomar la vida de un enemigo así porque sí.

El respeto también era fundamental: los samurai tenían que respetar todo en lo que creían. La vida, las opiniones de los demás y sus padres: la lista continúa. Junto a esto, el código de honor exigía honestidad. La gente creía que solo merecías respeto cuando eras honesto en todo lo que hacías. Un Samurai también tenía que vivir y morir con honor. De hecho, todas sus acciones tenían que ser honorables. Finalmente, (y esto no será una sorpresa) el Samurai tenía que ser leal. Esta fue probablemente la virtud más importante de todas: mostrar lealtad hacia sus compañeros Samurai, a quienes se les consideraba familia y por los que había que estar dispuesto a morir.

 

El Bushido de hoy

Como un Samurai moderno, te vendría bien seguir estas pautas también. Por ejemplo, puedes mostrar más respeto por las personas a tu alrededor desconectándote de tu móvil de vez en cuando. Si deseas ser más empático, ¿por qué no darle una oportunidad a la meditación de la compasión? Para llevar una vida más justa, estudia algunos héroes de la historia, como el incomparable Mahatma Gandhi.

 

Si tratas de incorporar al menos una de las diferentes virtudes de bushido en tu vida cada día, te convertirás pronto en una mejor persona. Crea tus propios rituales centrados en el bushido y enfrenta cada día con honor.