La importancia de tus rituales de maquillaje

Cuando comienzas tu rutina de maquillaje por las mañanas, lo más habitual es que pongas el piloto automático. Te sabes de memoria los pasos, sabes exactamente el tiempo que tardarás y el resultado final. De esta manera, aplicar tu maquillaje es solo otra cosa más que hacer en el día. Es una pena, porque aprovechar esos diez o quince minutos para apreciar esta rutina diaria puede tener un efecto muy positivo en tu jornada.

Maquillaje y tiempo para ti

Ver tu imagen en el espejo no solo es el momento para observarte por fuera, sino también por dentro. En lugar de ponerte la máscara de pestañas con prisas y pensando en otra cosa, baja un poco el ritmo y observa la belleza que irradias por dentro y por fuera. Estás dedicándote tiempo a ti misma, así que, ¿por qué no conviertes esta rutina diaria en un tiempo de meditación? Pon algo de música relajante, respira profundamente y recuérdate que eres hermosa antes y después de aplicar tu maquillaje. Te estás tomando unos minutos para acentuar lo mejor de ti, te estás ocupando de ti misma y de la impresión que causas en el mundo. Afirmaciones como esta te ayudarán a centrarte en lo positivo de prepararte para el resto del día.

Exprésate

Otra manera de transformar tu rutina de maquillaje en un hábito lleno de significado es usarlo como una oportunidad para expresar tu carácter. Piensa en tu pincel de maquillaje como en el pincel de un artista y usa el color y las sombras como herramientas creativas. Aprende nuevas técnicas para resaltar tus ojos, tus pómulos y labios de manera que te sientas con más energía y potencie tu creatividad. ¿Te has levantado un poco más atrevida un miércoles por la mañana? Usa esa barra de labios que languidece en un cajón porque nunca te sientes capaz de llevarlo. La forma en que te maquilles dirá cómo te sientes por dentro hoy.

Transmite confianza y atrae el amor

Un estudio reciente de la Fordham University de Estados Unidos ha demostrado que la rutina de maquillaje de una mujer puede mejorar su estado de ánimo y lograr que resulte más atractiva ante posibles parejas. La lógica de esto es que cuando estás a gusto con tu apariencia, estás más a gusto con otros aspectos tuyos, con lo que emanas un aire de confianza en ti. La confianza en uno mismo es un rasgo de atractivo universal, con lo que el estudio concluye que las mujeres que toman su tiempo para realizar sus rutinas de maquillaje pueden está más posibilidades de tener nuevas relaciones.

Así que, la próxima vez que veas tu imagen en el espejo, intenta no enfocarlo como una tarea más que debes hacer antes de salir de casa. Rebaja el ritmo, presta atención a tu rutina de maquillaje y aprovecha los efectos positivos que puede aportar a tu vida.