The Green School en Bali: lo que todos podemos aprender de este lugar inspirador

En medio de los arrozales de la mágica isla de Bali, cerca del pueblo de artistas de Ubud, encontrarás The Green School. Esta escuela primaria internacional, situada en la ribera del río Ayung, está hecha completamente con bambú y es un gran ejemplo de sostenibilidad. Esta pequeña escuela privada con unos 400 alumnos no es solo bonita, sino que también ofrece a sus alumnos mucho más que un plan de estudios estándar, a través de distintos proyectos de sostenibilidad y un método de aprendizaje holístico.

 

Si vas a visitar Bali, reservar un tour por The Green School es una gran idea, porque esta escuela ecológica es una iniciativa fantástica y un muy buen ejemplo para el resto del mundo. Fue fundada en 2006 por los ex diseñadores de joyas John y Cynthia Hardy. Sus hijas llevaban años siguiendo un método de enseñanza en casa y tuvieron la inspiración de crear una escuela real para ellas. Cuando la pareja vio el documental Una verdad incómoda de Al Gore, su vida dio un vuelvo y tomaron el rumbo que necesitaban para poner en marcha su propia escuela.

 

The Green School abrió sus puertas en 2008 con un precioso puente de bambú de 22 metros de longitud sobre el río Ayung. Inicialmente el número de alumnos inscritos era de 90, pero rápido se convirtió en un ejemplo para muchos otros. La pareja se dedica a educar a los niños a un nivel mucho más alto que el de las escuelas primarias habituales.

 

Mindful en la escuela

Además de los conceptos básicos, los niños también aprenden acerca de la conciencia espiritual y se les enseña a confiar en su intuición para que puedan ser conscientes de las infinitas posibilidades que la vida les ofrece. Se les enseña que sus pensamientos, acciones y decisiones tienen una gran influencia, y la escuela está organizada de la forma más sostenible posible. De esta forma, los niños aprenden a incorporar la conciencia ecológica en sus propias vidas.

 

La escuela es un bonito ejemplo de una tendencia social más generalizada que también hemos observado en otras partes del mundo. Cada vez son más las escuelas primarias y secundarias que enseñan mindfulness tanto a alumnos como a profesores. Y, al parecer, los resultados son positivos. Los profesores están más relajados delante de la clase; los alumnos, en cambio, resuelven sus problemas en la escuela más rápido y duermen mejor por la noche.

 

Photo Courtesy of Green School Bali

 

Escuela feliz

En la India, cerca de Madrás, se está construyendo una gran “Escuela feliz” y está previsto que esté terminada para 2020. Este nuevo internado, llamado Riverbend, promete valorar la felicidad de sus alumnos por encima de sus notas. Esta filosofía ya se ve reflejada en el diseño de la escuela, con formas redondas y muchos más pequeños espacios distintos de los que se pueden encontrar en una escuela habitual. Además, hay espacios para lecciones que no se ofrecen en otras escuelas, como un espacio de meditación y una sala para clases de cocina. Los niños tendrán mucho más que decir en lo que quieren aprender: una tendencia positiva que se está introduciendo con pequeños pasos y que esperamos ver mucho más en los próximos años.