9 consejos para tener un cabello bonito día tras día

Probablemente hayas oído decir que “si tu pelo tiene un buen día, tú también”. Pero no siempre tenemos a mano un peluquero que nos ponga a punto cada día. Lo mejor sería tener buenos genes, pero no todo el mundo tiene esa suerte. ¿Qué pasa cuando nuestro cabello tiene un mal día o una mala época? ¿Tenemos que rendirnos y esperar que se sigan llevando los sombreros, incluso en interiores? Por suerte, no. Te descubrimos nueve sencillas formas de asegurarte de que tu cabello esté perfecto, sin gastarte mucho dinero y sin tener que levantarte una hora antes todos los días. Adiós a los problemas de tu cabello en 3, 2, 1…

 

 

  1. Aprende a lavarte el cabello

Sé lo que estás pensando. ¿De verdad tenemos que volver a hablar de esto? Pues sí. Yo también pensaba que sabía de sobra cómo lavarme bien el pelo, pero me estaba olvidando de algunas cosas. Puede que tú también. Además de cepillarlo antes de lavarlo, los expertos recomiendan masajear el cabello hasta el cuero cabelludo con las yemas de los dedos (suavemente, no es necesario frotar o usar las uñas) y dejar que el champú llegue hasta la raíz en lugar de embadurnar solo la parte superior de la cabeza. Olvídate de hacerte un peinado a lo Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes mientras dejas que el champú haga su magia... Un aclarado final con agua fría cerrará las cutículas para lograr un cabello más brillante y suave.

 

Aunque depende del tipo de cabello, la mayoría de los profesionales reconocen que los extremos nunca son buenos. El lavado excesivo puede dañar el cabello, ya que elimina los aceites naturales y las proteínas necesarias para mantener el cuero cabelludo y el cabello sanos. Tres veces por semana, o cada dos días si tienes el cabello particularmente graso, debería ser suficiente.

 

  1. Usa el champú y acondicionador correctos

Quienes tenemos el cabello fino, tenemos que tener cuidado con los productos que contienen argán, coco o aceite de oliva, a diferencia de los que tienen cabellos más gruesos, que requieren más nutrición. Aunque son increíblemente hidratantes, estos ingredientes pueden ser demasiado pesados ​​para el cabello fino. Mejor optar por el aloe vera, ya que es mucho más ligero y, al mismo tiempo, proporciona la máxima nutrición e hidratación. El cabello grueso, áspero o rizado adora el aceite de jojoba y la manteca de carité.

 

En general, evita los productos que contienen parabenos, siliconas y sulfatos, que no están presentes en nuestra colección para el cabello. Un buen acondicionador es crucial para todos los tipos de cabellos, incluso los muy finos. Aplícalo en la mitad o en las puntas del cabello y déjalo actuar durante uno o dos minutos. El calor de la ducha fomentará la eficacia del acondicionador, pero también puedes cubrirte el cabello con un gorro de plástico y aplicar calor fuera de la ducha con el secador. Los cabellos rizados y gruesos son los que más se benefician de los acondicionadores que actúan en profundidad, que aportan hidratación y proteínas.

 

  1. Champús en seco al rescate

Sí y no. Son buenos para ayudar a absorber el exceso de grasa entre lavados, pero también pueden crear una acumulación en el cuero cabelludo y obstruir los folículos pilosos, lo que a su vez puede dificultar el crecimiento del cabello. No abuses de ellos y, si puedes, usa un exfoliante purificante para el cuero cabelludo la próxima vez que te laves el cabello para asegurarte de que tu cuero cabelludo esté impecable una vez más.

 

  1. La protección es clave

Al igual que pasa con nuestra piel, el cabello necesita un poco de protección contra los rayos UV (¡sin hablar de los secadores y las planchas!). Los protectores térmicos como el Elixir Blow Dry Spray tienen un filtro UV y vitamina E para aportar al cabello brillo, elasticidad y flexibilidad adicionales, y protegerlo contra el daño de las planchas y el exceso de luz solar. Si te preocupa que tu cabello haya visto el secador demasiado de cerca y con demasiada frecuencia, trata el cabello con una mascarilla para el pelo de hidratación profunda once a week or a restoring hair serum para mimarlo un poco.

 

  1. El secado perfecto, también en casa

Seca el cabello con una toalla sin frotar demasiado, ya que esto puede romper los mechones o dañar las cutículas. Dejar que tu cabello se seque al aire durante el mayor tiempo posible también ayudará a prevenir daños. Ponte boca abajo y sacude el cabello por todos lados mientras usas el secador. Cuanto más te muevas, más volumen conseguirás. Recuerda usar ese protector térmico que hemos mencionado y no acerques demasiado el secador al pelo. Cuando esté casi seco, date la vuelta y sécalo por secciones para lograr un acabado perfecto. Intenta no volver a sacar el secador al día siguiente y usa una espuma que da volumen o laca para que tu peinado te dure un par de días.

 

  1. ¿Quieres volumen?

Además del champú con volumen, la espuma, el champú en seco y el secador al revés, también puedes intentar cambiar dónde se abre tu cabello de manera natural, ya que esto creará un volumen instantáneo en la coronilla. Otro truco consiste en ducharse antes de acostarse y recoger el cabello en un moño alto y suelto cuando esté ligeramente húmedo y dejar que los mechones se sequen y se levanten del cuero cabelludo para disfrutar de más volumen y ondas a la mañana siguiente. Usa una goma suave para que no te despiertes con el cabello completamente arrugado.

 

  1. Sano desde el interior

Tu ingesta diaria de agua influye en el brillo de la piel y en el estado del cabello. No te olvides de beber al menos 1,5 litros de agua al día. Una dieta equilibrada también te ayudará a cuidar del ciclo del cabello desde el interior. Las verduras de hoja verde, el aguacate, los plátanos, los huevos y el salmón contienen proteínas, ácidos grasos y vitaminas que estimulan la salud del cabello.

 

  1. No te estreses

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Pero no nos cansamos de repetirlo: el estrés juega un papel muy importante en la salud del cabello. ¿Has perdido el brillo o te preocupa la cantidad de caspa que tienes? El ejercicio frecuente puede ayudar a reducir el estrés diario y aumentar el flujo sanguíneo a la cabeza y el cuero cabelludo para estimular el crecimiento del cabello. Si tu excusa es que no puedes hacer ejercicio ahora, porque te acabas de lavar el pelo, aplica un poco de acondicionador en las puntas del cabello y hazte un moño antes de hacer ejercicio, luego acláralo para quitar el sudor y dejarlo con un olor maravilloso, recién lavado e hidratado.

 

  1. Un masaje para el cuero cabelludo

Al igual que el ejercicio, masajear con frecuencia el cuero cabelludo también aumentará el flujo sanguíneo, lo cual es excelente para el crecimiento del cabello y para tener un pelo sano. Comienza desde los bordes y avanza hacia la coronilla mientras aplicas una presión de ligera a media con las yemas de los dedos. Comenzar en la periferia también estimula el drenaje linfático. Masajéalo con pequeños movimientos circulares durante un mínimo de 5 minutos, hasta que hayas cubierto todo el cuero cabelludo. Esto se puede hacer en la ducha antes de aplicar el champú o con el pelo seco antes de peinarlo como de costumbre.

 

Este verano, llena tu vida de cariño, compártelo con los demás y descubre cómo cuidar del resto del planeta. Visita la página de la Kindness Community y explora la positividad y el buen rollo que te ofrece a ti, a los demás y al mundo.

Laura Wabeke

Laura Wabeke

La traductora, editora y redactora Laura Wabeke siente fascinación por las palabras y las formas innovadoras en las que se pueden usar para expresarse. Después de nueve años como freelance en el sector de viajes, las agencias de medios, la publicidad y la edición de libros, esta redactora interna ahora domina el yoga, la meditación, el mindfulness y sigue la filosofía de la marca de encontrar la belleza y la felicidad en los pequeños detalles.