Trabajo de voluntariado: por qué todo el mundo debería probarlo

Tienes un trabajo estresante en el que trabajas cinco días a la semana y cuando por fin llega el fin de semana, estás contento de no hacer nada. No obstante, existen otras formas mucho más útiles de pasar una parte de tu preciado fin de semana o una noche entre semana. Últimamente la gente se está pasando al trabajo de voluntariado: y no solo por puro altruismo, sino porque también se recibe mucho más a cambio.

 

Cada vez son más las personas que buscan un sentido a la vida. Puedes encontrar una escuela de yoga en cada esquina, las redes sociales están repletas de guías espirituales y los libros sobre mindfulness se venden como churros. Mucha gente busca el sentido de la vida en ellos mismos, pero también puedes encontrarlo fuera, es decir, ayudando a otras personas a través del trabajo de voluntariado. Aquí tienes cinco razones por las que todo el mundo que tenga la oportunidad debería probar el trabajo de voluntariado.

 

1. Transmite grandes cantidades de buen karma

La palabra “karma” viene del hinduismo y el budismo, y puede traducirse literalmente como “acción”, “trabajo” o “hecho”. Cuando hablamos de karma, queremos decir que vivir prestando atención y cuidando de ti y de los demás te recompensará en forma de armonía interior. Nada podría ser más cierto sobre el trabajo de voluntariado. No recibirás una compensación monetaria, pero hacer algo por los demás o por el medioambiente te llena de una grata sensación. También notarás que la gente que te rodea aprecia lo que haces y quizás incluso les inspires para hacer sus propias buenas acciones. Como el efecto bola de nieve, los buenos propósitos se propagan por el universo y pueden poner en marcha muchas más cosas positivas de lo que jamás hubieras podido imaginar.

Hasta el árbol más majestuoso nace de una pequeña semilla ; un viaje de miles de kilómetros empieza con un solo paso.

Lao Tzu

2. Te ayuda a salir de tu zona de confort

Cada día vas a la oficina y ves a los mismos compañeros; durante el fin de semana sales con los mismos amigos y celebras todas las fiestas con tu familia. Incluso en el gimnasio, siempre estás rodeado de las mismas caras. Por este motivo, siempre estás en el mismo círculo social, escuchando las mismas historias, opiniones y puntos de vista de la actualidad. Básicamente vives en una burbuja creada por ti. Viajar es una buena forma de salir de esta burbuja, pero también puedes hacerlo cerca de casa gracias al trabajo de voluntariado. Conocerás a personas fuera de tu círculo habitual, personas que llevan vidas distintas y esto puede ampliar y enriquecer tu mundo.

 

3. Desarrollas un sentimiento de agradecimiento

Naturalmente depende del tipo de trabajo de voluntariado que hagas, pero en la mayoría de los casos, te sentirás agradecido por el mero hecho de tener la oportunidad de marcar la diferencia. Puede exponerte a los aspectos menos agradables de la sociedad, pero haciéndolo, te sentirás agradecido de tu propia vida, por los pequeños detalles que a menudo das por sentados, y te ayudará a centrarte en las cosas positivas que vives cada día.

 

4. Aprendes muchísimo

Independientemente del trabajo que decidas hacer, algo es seguro: aprenderás de ello. Y puede ser cualquier cosa: desde una nueva habilidad hasta conocer una cultura completamente desconocida para ti. Puede enseñarte qué se siente al no tener la libertad de poder hacer lo que quieres en cada momento o lo difícil que puede ser llegar a fin de mes y no poder comprarte todo lo que quieres. O puedes aprender a hacer frente a cosas que preferirías evitar. La enfermedades, la tercera edad y la muerte son cosas a las que tarde o temprano tendremos que hacer frente todos; haciendo trabajo de voluntariado puedes aprender a abordar estos problemas de una manera más positiva.

 

5. Tiene un efecto positivo en otros aspectos de tu vida

Gracias a todos los puntos mencionados anteriormente, el trabajo de voluntariado te convierte en mejor persona y eso tiene un efecto en tu día a día. Hacer algo por otra persona sin esperar nada a cambio genera buen karma, lo que mejora tu vida de diferentes maneras. Puede mejorar tu autoestima o tu sentimiento de unión en una época en que cada vez somos más individualistas.

 

Tiny miracles

Esperamos que este artículo te haya inspirado para iniciarte en el trabajo de voluntariado, pero si no encuentras un hueco en tu ajetreada vida en estos momentos, por suerte existen otras maneras de conseguir algunos puntos de karma extra. Por ejemplo, en Rituals respaldamos la fundación Tiny Miracles porque la organización encaja muy bien con nuestra filosofía. Fue fundada por Laurien Meuter y se ha convertido en toda una empresa social. Junto con Pepe Heykoop, exalumno de la Design Academy de Eindhoven (Países Bajos), la fundación crea diseños, como la innovadora funda de papel cuyo ensamblaje se lleva a cabo a mano en la India. Gracias a esta iniciativa, crean oportunidades de trabajo para más de cien mujeres indias en los barrios marginales de Bombay, lo que les ayuda tanto a ellas como a sus familias a ser más autosuficientes.