Power Walking: 6 beneficios para el cuerpo y la mente

Camina para ponerte en forma y liberar la mente. El “power walking” es gratis, fácil, requiere poca equipación y es una manera maravillosa de salir y explorar el aire libre o el parque más cercano. Cuando se hace correctamente, el “power walking” es bueno para la salud cardiovascular, las articulaciones y el bienestar emocional. Todo lo que necesitas es corregir tu técnica, caminar más rápido y durante más tiempo: notarás la diferencia de inmediato. Tantos beneficios para la salud y todo lo que necesitas hacer es poner un pie delante del otro. Sigue leyendo para descubrir sus múltiples beneficios, y buenos consejos sobre cómo comenzar a practicar el “power walking”.

 

Los beneficios del “power walking”

Es un ejercicio inmejorable. Hacer ejercicio ayuda a mantener bajos los niveles de estrés, pero la ventaja adicional del power walking” es que es divertido. También parece una tontería, así que te garantiza unas buenas risas. Sigue leyendo para descubrir qué otros beneficios puedes disfrutar si subes el ritmo de tus paseos.

 

1. Un subidón de “power walking”

Al igual que el subidón de los corredores, el “power walking” libera endorfinas, ayuda a evitar la ansiedad y la sensación de depresión y aumenta la autoestima.

 

2. Estira las piernas de la creatividad

Un estudio de Stanford de 2014 descubrió que “caminar aumenta la inspiración creativa. Examinaron los niveles de creatividad de las personas mientras caminaban frente a cuando estaban sentadas. La producción creativa de una persona aumentó en una media del 60 por ciento al caminar”. Y lo mejor de todo, no es tu entorno lo que tiene este efecto, sino el acto de caminar (o hacer ejercicio) en sí. Por lo tanto, no te desesperes si no vives cerca de un paisaje digno de la portada de National Geographic.

 

3. Caminar para perder peso

Mantén tu peso o bájalo (si ese es tu objetivo), en combinación con la dieta adecuada, claro, y mejora tu condición física y resistencia. Mantener la frecuencia cardíaca alta con una caminata energética también ayudará a fortalecer los músculos abdominales.

 

4. Flexibilidad

Los músculos y las articulaciones se vuelven más flexibles y el estrés que soportan las rodillas es significativamente menor que cuando corres. Caminar también puede aumentar el rango de movilidad y cambiar la presión desde las articulaciones a los músculos.

 

5. Mejorar la salud del corazón

La frecuencia cardíaca elevada que hemos mencionado también ayudará a mejorar tu salud cardiovascular.

 

6. Sencillísimo

Es fácil, no requiere equipación especial, experiencia ni un nivel físico específico. Es una actividad adecuada para todas las edades y niveles de habilidad.

 

 

Power walking: cómo se hace

Para aprovechar al máximo el “power walking”, los expertos recomiendan:

 

1. Calentar

Al igual que con cualquier ejercicio, el calentamiento es clave para prevenir lesiones y para alargar y relajar los músculos y el tejido conectivo. Prueba algunos estiramientos y camina lentamente antes de acelerar el ritmo.

 

2. Cuida la postura

Camina como si estuvieras en la pasarela. La postura adecuada es fundamental: puede parecer un poco tonto, pero no hay nada de lo que avergonzarse. Ponte derecho, mira hacia adelante y echa los hombros hacia atrás, aprieta el ombligo para fortalecer el abdomen y aprieta los glúteos.

 

3. Mueve los brazos y sube las rodillas

Para asegurarte de que con cada movimiento quemes la mayor cantidad de calorías posible, mueve los brazos hacia adelante y hacia atrás en un ángulo de 90° para aumentar la frecuencia cardíaca. Además, levanta las rodillas con cada paso para que el cuerpo trabaje más.

 

4. ¡Preparados, listos, YA!

Camina de manera natural y acelera el proceso. Recuerda mantener el abdomen apretado para evitar que la parte superior del cuerpo gire demasiado y gastes demasiada energía. Con cada paso, apoya el talón y gira el pie hacia adelante, hacia la punta.