Fototerapia para los días oscuros y la ciencia que esconde

Cuando las noches se alargan y el sol matutino se hace cada vez más débil y distante, los días de invierno pueden afectar a tu estado de ánimo. La luz es muy importante y, para muchas personas, su desaparición puede llevarse consigo también la felicidad. Aunque aún no se sabe a ciencia cierta qué causa el TAE (trastorno afectivo estacional), los expertos creen que la disminución de la luz repercute en una parte del cerebro llamada hipotálamo. Reduce la producción de melatonina, una hormona responsable de la regulación del sueño, y la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. La luz del sol tiene la capacidad de regular también nuestros ritmos circadianos. Son estos ritmos los que desencadenan los patrones de sueño/vigilia del cuerpo y el cerebro y, si estos se alteran, también pueden provocar la aparición de los síntomas del TAE, que incluyen un estado de ánimo apagado, irritabilidad, dormir más de lo habitual y ganas de ingerir alimentos reconfortantes. Te damos algunas ideas para que no se apague tu estado de ánimo y para mantener a raya el TAE…

Prueba la fototerapia

Puedes probar la fototerapia en casa con una lámpara especialmente diseñada para hacer frente al TAE. Según la Mayo Clinic hay que tener en cuenta tres cosas a la hora de seleccionar una lámpara y realizar una sesión en casa.

 

1) La intensidad

Se mide en lux. La lámpara que elijas tiene que tener una intensidad de 10 000 lux y estar a una distancia de 41-61 cm de tu rostro.

 

2) La duración

Lo mejor son 20-30 minutos. Si tu lámpara tiene una intensidad inferior a 10 000 lux, ajusta el tiempo, pero como siempre, es mejor seguir las instrucciones del producto.

 

3) La hora

La mayoría de las personas obtienen mejores resultados cuando realizan una sesión a primera hora del día, pero tu médico podrá aconsejarte mejor.

 

También puedes hacerte con un reloj despertador con luz (Philips tiene algunos muy buenos) que te despierte imitando el amanecer dentro de tu dormitorio. Te despertará poco a poco y te dará también una dosis de luz. Como muchos sabemos, es mejor limitar la exposición a dispositivos de luz azul o pasar al modo nocturno una o dos horas antes de irnos a dormir.

 

Sal al exterior

Da prioridad a salir al aire libre cuando haga sol. El sol en otoño e invierno puede no ser muy fuerte, pero te sigue ayudando a sentirte más feliz. De hecho, incluso en los días nublados, salir a la calle a primera hora de la mañana puede mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad y el estrés. Prueba a sentarte en el exterior con tu café o té de la mañana o ve caminando al trabajo (incluso si es solo una parte del camino).

 

Suplementos de sol, sueño y sonrisas

En un mundo ideal, obtendríamos todos los nutrientes de nuestra dieta, pero en otoño e invierno, no tengas miedo de incluir algunos suplementos. La vitamina D (que también se encuentra en el pescado azul, el huevo y el queso) también se conoce como la vitamina del sol, por lo que debería ser una prioridad durante los meses más oscuros. Si te cuesta dormir, complementa la dieta con magnesio (que también se encuentra en las semillas de calabaza, las almendras y las espinacas), un mineral que te ayuda a relajarte y a quedarte dormido. El triptófano (que se encuentra en los alimentos con proteínas, la avena y los plátanos) es un precursor de la hormona de la felicidad, la serotonina, así que intenta tomarlo si andas bajo de ánimo.

 

Con cualquier suplemento, vale la pena consultar con un médico o dietista para saber si es adecuado para ti y cuánto debes tomar.

Ayúdate con el aroma

Se cree que los aromas cítricos mejoran el ánimo: comienza el día con un producto alegre como The Ritual of Happy Buddha Shower Foam y ten siempre a mano la Hair & Body Mist, en el bolso o el escritorio, para darte una dosis rápida de felicidad a lo largo del día.

 

Una vida “gezellig”

En los Países Bajos, lugar de origen de Rituals, hay una palabra muy especial, “gezellig”, que se usa a menudo durante los meses de otoño e invierno. No tiene una traducción exacta a nuestro idioma, pero describe un lugar, una persona o una ocasión agradable y acogedora. Por lo general, se usa para evocar la idea de un lugar a la luz de las velas, una buena comida, una excelente conversación y las risas con amigos.

 

Un estudio ha descubierto que la iluminación ambiental tiene la capacidad de relajar a las personas y la luz brillante puede hacer que sintamos las emociones más intensamente, como la felicidad, la tristeza o el enfado. Intenta crear muchos momentos “gezellig” este otoño/invierno. Por ejemplo, puedes llenar tu hogar de velas aromáticas.

 

Prueba con un saludo al sol

Los saludos al sol son un ejercicio de yoga que rinde homenaje al astro rey. Empieza el día con nuestro vídeo para realizar un revitalizante saludo al sol.