La importancia del sérum facial y cómo introducirlo en tu rutina

El sérum facial es lo que necesitas para potenciar tu rutina de cuidado de la piel De hecho, cuando hablamos de la piel, el sérum es fundamental. ¿Por qué? Porque estos maravillosos productos están repletos de ingredientes activos. Los sérums faciales resuelven los problemas de manera eficiente, sea cual sea tu tipo de piel, desde la tez apagada hasta la falta de hidratación. ¿Lista para descubrirlos? A continuación te contamos en qué consiste un sérum, cómo usarlo y te damos tres rutinas matutinas ideales según lo que necesite tu piel.

 

¿Qué es un sérum facial?

El sérum facial es uno de los pasos más activos de tu rutina diaria. Por lo general, tiene una consistencia acuosa o similar a una loción, y es esta textura ligera la que permite que los potentes ingredientes activos de la fórmula penetren más profundamente en la piel y puedan actuar mejor.

 

The Ritual of Namaste Glow Radiance Anti-Aging Serum

 

Cómo usar un sérum facial

Si miramos la rutina en su conjunto, al aplicar cualquier producto para el cuidado de la piel después de la limpieza, debes comenzar con el de consistencia más fina e ir añadiendo productos hasta alcanzar el que tiene la textura más gruesa. ¡Así de sencillo! El sérum, por lo tanto, debe aplicarse después del limpiador y antes del hidratante o el aceite.

 

Secretos de la piel: Si exfolias la piel antes de aplicar un sérum facial, ayudarás a eliminar las células muertas de la piel para que el sérum actúe más profundamente y funcione con mayor eficacia. Lo mismo puedes hacer con las mascarillas faciales.

 

Tres rutinas matutinas que puedes probar

3 pasos para lograr una piel radiante

Paso 1: Usa The Ritual of Namaste Purify Micellar Water. Moja una disco de algodón y retira suavemente la suciedad o el maquillaje de la noche anterior. Con relajante flor de loto sagrado y rosa de la India, limpia suavemente la piel sin necesidad de enjuagar.

 

Paso 2: Ahora, mientras la piel todavía está un poco húmeda por el agua micelar, aplica con un masaje una dosis de The Ritual of Namaste Glow Radiance Anti-Aging Serum. Aplica el sérum en la piel con movimientos firmes hacia arriba en el cuello, la barbilla, la mandíbula, las mejillas y la frente. Hazlo con suavidad alrededor de la zona delicada de los ojos y los labios. Los antioxidantes de la flor de azafrán protegen la piel, mientras que el índigo silvestre aumenta la luminosidad.

 

Paso 3: Termina con The Ritual of Namaste Day Radiance Anti-Aging Day Cream, que tiene los mismos nutrientes que el sérum, reforzará sus efectos y retendrá la humedad para darle un aspecto brillante e hidratado. 

 

The Ritual of Namaste Purify Micellar Water

 

3 pasos para una piel más clara y feliz

Paso 1: Si tu piel presenta algunas imperfecciones, mantenerla limpia, pero sin maltratarla, es clave. The Ritual of Namaste Purify Velvety Smooth Cleansing Foam es un limpiador suave sin jabón con moringa nutritiva e hidratante y flor de loto sagrado calmante.

 

Paso 2: Evita que los poros se bloqueen y potencia el brillo con un exfoliante suave como The Ritual of Namaste Purify Skin Brightening Face Exfoliator. Con partículas exfoliantes de bambú y otra dosis de moringa, utilízalo una o dos veces por semana para estimular la renovación de las células de la piel.

 

Paso 3: La piel propensa a las manchas suele tener sed, así que la hidratación es clave. Un sérum ligero como The Ritual of Namaste Hydrate Intense Hydrating Serum, que contiene relajante rosa de la India y ácido hialurónico, se asegurará de que tu piel esté tranquila, clara y feliz.

 

3 pasos para lograr una piel tersa e hidratada

Paso 1: Si te lavas bien la cara por la noche, una primera limpieza ligera debería ser suficiente por la mañana: recuerda que una limpieza excesiva puede dañar la piel. Coge un algodón y empápalo con The Ritual of Namaste Clarifying Facial Toner, con flor de loto sagrado de propiedades calmantes y aloe vera hidratante, para eliminar las impurezas, hidratar la piel y minimizar la apariencia de los poros.

 

Paso 2: Sigue con una dosis de The Ritual of Namaste Ageless Active Firming Serum, que contiene más flor de loto sagrado, junto con centella asiática, conocida por sus propiedades rejuvenecedoras y antiedad.

 

Paso 3: Acaba con un toque de The Ritual of Namaste Glow Pure Radiance Face Oil. Un cóctel de aceites nutritivos que contiene flor de azafrán antioxidante y aceite de San Juan para calmar la piel. Masajea el aceite con movimientos ascendentes para lograr un cutis terso y radiante.

 

The Ritual of Namaste Glow Pure Radiance Face Oil