La piel en primavera: 5 maneras de mejorar tu rutina

La primavera es una época llena de posibilidades, de renacimiento, en la que la naturaleza vuelve a la vida después del invierno. Es el momento ideal para cuidar la piel tras el periodo de hibernación. El invierno pide fórmulas densas para el cuidado de la piel, mientras que los cuidados en primavera deben centrarse en iluminar el rostro con texturas ligeras y revitalizantes.

 

A continuación te mostramos cómo renovar tu rutina de cuidado de la piel para la primavera con 5 pasos tan sencillos como eficientes.

 

Consejo para cuidar la piel en primavera n.º 1: Una piel luminosa

La manera más rápida de lograr una piel luminosa es a través de la exfoliación. Una cuidada sesión que elimine las células muertas nos aporta una tez más suave que refleja mejor la luz. ¿Otra ventaja de la exfoliación? Abre camino para que los productos que apliques después sean más eficientes, potenciando los efectos de los sérums e hidratantes.

 

Consejo para cuidar la piel en primavera n.º 2: Hidrata 365 días al año

En invierno, cuando las frías temperaturas hacen estragos sobre nuestra piel, y de nuevo en verano, cuando tiene que lidiar con el calor abrasador y el sudor, tenemos que hidratarnos. Pero no necesitas esperar a notar la piel seca… Empieza desde ya. Las células hidratadas funcionan de manera más eficiente, y por eso es tan importante nutrir la piel desde el interior bebiendo agua y desde el exterior con unos buenos productos hidratantes.

 

Si te cuesta beber agua, prueba a mezclar tu H20 con frutas y hierbas: bayas, rodajas de cítricos, menta o albahaca. Busca también un cuidado de la piel con alto contenido humectante. Hablamos de ingredientes como la glicerina y el ácido hialurónico, que aportan hidratación a la piel. La mascarilla de biocelulosa hidratante The Ritual of Namaste Hydrating Bio Cellulose Sheet Mask contiene ácido hialurónico y aloe vera, para dejar la piel fresca e hidratada.

 

Consejo para cuidar la piel en primavera n.º 3: Llénate de energía

Los masajes faciales y la reflexología son herramientas increíblemente potentes para rejuvenecer el aspecto y el tacto de la piel. Todo lo que necesitas son las manos y un poco de aceite facial que facilite el masaje. Para acabar con la hinchazón, suavizar las líneas de expresión o eliminar la tensión acumulada en el rostro, dedica unos minutos cada mañana o noche a aplicar los productos de cuidado facial. No solo ayuda a mejorar el estado del rostro, sino que también es un momento ideal para relajarse, lo que nunca viene mal.

 

Consejo para cuidar la piel en primavera n.º 4: Protégete

Con la primavera los días se vuelven más largos y soleados, lo que significa también que los dañinos rayos UV se empiezan a notar más. Cada primavera llegan días en los que el sol hace aparición con fuerza pero las temperaturas son muy agradables, ni demasiado frío ni demasiado calor. Esos momentos son los más propicios para quemarse. La mejor manera de combatir los rayos UVA, que nos envejecen, y los UVB, que nos queman, es usar un protector solar SPF de amplio espectro cada día. Aplícalo en el rostro y en las zonas expuestas, como el cuello o el dorso de la mano. Debe tener al menos una protección SPF 30 para protegerte sin importar el tiempo que haga.

 

Consejo para cuidar la piel en primavera n.º 5: Vive de manera consciente

En Rituals creemos en una estrategia holística para nuestras rutinas de cuidado de la piel. A lo largo del día, ten una actitud mindful, con una dieta rica en colores y nutrientes, con ejercicio regular que te guste (en vez de hacerlo como obligación) y dedica unos momentos a relajarte, ya sea meditando durante 20 minutos o leyendo un capítulo de un libro. Al combinar todos estos elementos cuando sea posible, reducirás el estrés y los daños que pueden aparecer en la piel. Recuerda que todos somos humanos: habrá días en los que lograrás cuidar cada uno de estos aspectos y otros que se harán más cuesta arriba. No pasa nada. Haz lo que puedas para llevar una vida sana y tu piel te lo agradecerá.