Secretos de Morfeo: Una entrevista con la experta en sueño Els van der Helm

Dedicamos una tercera parte de nuestra vida a dormir. ¿Verdad que parece una locura? El sueño es muy importante e influye enormemente en cómo nos sentimos, tanto física como mentalmente. Pero, a pesar de su papel esencial, todavía nos queda mucho camino que recorrer con respecto a la calidad del sueño. Nos hemos reunido con Els van der Helm, uno de los fundadores de la app del sueño Shleep, para que nos aconseje y podamos cambiar esta costumbre.

En su calidad de asesora y experta del sueño, Van der Helm visita empresas para explicarles cómo el sueño puede mejorar la productividad y salud de sus empleados. También trabaja cono asesora, informándoles sobre los modos en que pueden mejorar la calidad del sueño.  

 

 

En tu opinión, ¿cuáles son los peligros relacionados con la falta de sueño?

Si no se duerme bien, no hay casi ninguna parte del cuerpo que  no sufra por ello. Afecta al sistema inmunitario y nos hace más vulnerables a las enfermedades. Sabemos, por ejemplo, que no dormir bien aumenta el riesgo de sufrir enfermedades como cáncer y Alzheimer. Además, las personas que duermen menos tienden a comer más: sobre todo hidratos de carbono. No dormir suficiente también influye en los niveles de azúcar en la sangre. No digo que provoque diabetes, pero existe la posibilidad. La salud mental también resulta afectada: si no se duerme lo suficiente, se corre un (mayor) riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad y depresión.

Si te despiertas de mal humor, lo más probable es que no hayas dormido bien. Una noche de sueño reparador mejora tu humor y te permite recuperar energía. Este es el motivo por el que suelo recomendar que hagas del sueño tu prioridad, al igual que el ejercicio y la nutrición. La mayoría de las personas es consciente de que debe hacer ejercicio, comer sano y dedicar tiempo al mindfulness, pero suele olvidarse del sueño. No hace falta que duermas las mismas horas cada día, pero debes ser consciente de lo que eso implica. Intenta que tu horario de sueño sea lo más regular posible: tu cuerpo prefiere la regularidad y la rutina.

El estrés es un enemigo del sueño. Cuanto más consciente seas durante el día, tanto mejor dormirás. Si andas todo el día totalmente estresado, notarás que no duermes bien por la noche. No puedes esperar quedarte dormido en menos de media hora. Debes plantearte la pregunta, “¿cómo me afecta la falta de sueño?” Todo el mundo tiene su propia alarma: debes reconocer las señales y hacer algo al respecto.

 

La mayoría de las personas es consciente de que debe hacer ejercicio, comer sano y dedicar tiempo al mindfulness, pero suele olvidarse del sueño.

 

Te preocupas mucho por informar a las empresas y a las personas sobre la importancia del sueño y lo haces de un modo muy accesible, sobre todo para alguien que procede del mundo científico. ¿Por qué?

Creo que es importante que los científicos colaboren cada vez más con las empresas y con los medios de comunicación para que su modo de pensar llegue a un público más amplio. Cuando leo artículos científicos, todavía pienso “vale, y ahora ¿qué?”. Lo que realmente necesitamos son científicos que también nos ofrezcan un asesoramiento real. Eso es lo que hacemos actualmente y es algo que disfruto: estar con un pie en el mundo académico y con el otro comunicar el mensaje al resto del mundo.  

 

¿Cómo afectan los problemas de la falta de sueño al conjunto de la sociedad?

Es importante saber que existen dos grupos de personas. Por un lado, están las personas que no otorgan la suficiente prioridad al sueño. Esto significa que su día está tan lleno que por la noche no piensan en dormir, sino que permanecen activos, sin importar si esto es trabajar o ver Netflix. Puede que no se den cuenta de las consecuencias de su falta de sueño y esto es peligroso. Si te despiertas de mal humor y no lo relacionas con la falta de sueño, nada cambiará. A propósito, no se trata solo sobre cuánto duermes, sino también sobre la calidad del sueño.

El otro grupo de personas, alrededor del 15% de la población, es consciente del hecho de que tienen problemas de sueño. Por ejemplo, les cuesta dormirse, se despiertan en medio de la noche o se despiertan sencillamente demasiado pronto. Estas personas se deben tratar de otra manera. Se les debe de decir algo distinto: si no has dormido bien, eso no significa el fin del mundo.

 

Las personas jóvenes parecen ser más conscientes de su sueño y de por qué es importante. ¿A qué crees que se debe esto?

Este grupo es mucho más consciente de su salud y se muestran más dispuestos a probar distintas formas de mejorarla. Por ejemplo, acaban de empezar un nuevo trabajo y piensan que todavía les queda mucho por aprender, lo que les hace pensar distinto. Además, este grupo se preocupa más por su salud y dedican mucha atención a cuidarse óptimamente. Las personas jóvenes experimentan más estrés que la media, debido, por ejemplo, a cosas como un trabajo nuevo y una vida social muy ajetreada. Por eso, dormir puede suponer todo un reto.

 

¿Tienes un ritual de noche para preparar tu cuerpo y mente antes de irte a dormir?

No solo pienso en dormir por la noche, sino también durante el día. Intento hacer ejercicio a primera hora de la mañana y pienso en la hora que quiero cenar, para no hacerlo justo antes de irme a dormir. Intento planificar las tareas más exigentes desde el punto de vista intelectual durante las mañanas, para que no tenga que hacer demasiadas cosas complicadas por la tarde-noche. De este modo, siempre me estoy preparando para dormir bien.

 

En tu opinión, ¿cuál es el entorno propicio para dormir? ¿Tienes algún “consejo de alcoba” que garantice un sueño placentero?

La temperatura del dormitorio debe ser fresca, alrededor de 17 o 18 grados, y, a ser posible, con una ventana abierta. Quizás necesites una manta más, pero eso es mejor que dejar la ventana cerrada. También debes procurar dormir en un ambiente tranquilo, pero si eso no es posible, siempre puedes utilizar tapones en los oídos o una máquina de ruido blanco (nota del editor: un dispositivo que emite todo tipo de ruidos distintos, pero sutiles, como cascadas o el sonido del viento) como ruido de fondo. Esta máquina permite bloquear otros ruidos que impiden el sueño. También ayuda dedicar tu dormitorio solo a dormir, lo que significa que no debe haber nada que recuerde al trabajo. Evita, por ejemplo, ir a la cama con tu portátil.

 

Para finalizar, ¿qué crees que harás los próximos años?

Todavía estamos desarrollando Shleep. Nuestra misión es ayudar al mundo a dormir mejor y estamos muy motivados. No solo queremos ayudar a las personas a ser más conscientes, también queremos contarles cómo funciona todo, para que introduzcan ellos mismos los cambios necesarios.

 

The more mindful you are during the day, the better you’ll sleep.