Entrevista a Nadja van Osch, coach de mindfulness

Nadie conoce el poder de la atención plena mejor que Nadja van Osch. Después de luchar para encontrar su propio rumbo en la vida, Nadja descubrió cómo el mindfulness puede ayudar, y desde entonces su misión ha sido compartir su experiencia con los demás. Hace tres años se mudó de los Países Bajos a la hermosa isla de Bali para seguir su corazón y comenzar Mindful Bali, una propuesta que ayuda a las mujeres a encontrar la verdadera felicidad buscando en el interior.

 

¿Puedes describirnos tu ritual diario? 

El único ritual que no negocio es mi meditación matutina. Necesito mi meditación para aumentar mi frecuencia vibratoria antes de comenzar el día, despejar mi mente y conectarme conmigo misma para vivir el día con calma y concentrada.

La mañana es mi momento preferido del día y no agendo sesiones con clientes antes de las 11 am así tengo la mañana para mí. Por lo general, ahora me quedo en la cama haciéndole mimos a mi hijo Navi, que ahora tiene 2 meses y medio. Cuando salgo de casa, agradezco por todo lo que se me ocurre, es mi manera para sentirme bien y hacer que el día fluya. Al final del día siempre vamos a la playa con mi pareja, el bebé y el perro a pasear y a ver el atardecer.

 

 

¡Qué bien suena lo que nos cuentas! ¿Tienes algún ritual de fin de semana que te ayude a relajarte después de una semana ajetreada?

Cualquier cosa que me permita volver a conectar conmigo misma, como ir a la playa, caminar, bañarme en el mar, leer, escribir o meditar. Me encanta ir a Yin yoga para sentirme aliviada y nutrirme; es una de mis actividades favoritas de amor propio.

 

Nos has contado que te gusta leer. ¿Tienes alguna sugerencia de libros para nuestros fans?

Ahora estoy releyendo The Subtle Art of Not Giving F*ck de Mark Manson. Un mensaje valioso del libro en el que creo completamente, y que además enseña mucho, es que el sufrimiento no solo es inevitable y parte de la vida, sino que también es muy necesario y valioso. Solo tienes que saber cómo manejarlo y estar preparado mentalmente para aprovecharlo, para crecer y encontrar un nuevo nivel de felicidad genuina en tu interior.

 

¿Tienes alguna frase favorita que te inspire?

Tengo muchas, pero mi favorita más reciente es "deja que el amor gobierne". Encontrar la felicidad genuina dentro de uno mismo se resume a estar presentes y a elegir el amor por encima del miedo. El momento en el que el amor vence el miedo es cuando volvemos a nosotros mismos y a nuestra verdad, porque nuestra esencia es el amor. Somos amor. Y todo lo que no es amor es una mentira que nos atrapa. La lección es ver el miedo por lo que es, una mentira, y ser capaces de soltarlo para volver al amor.

Encontrar la felicidad genuina dentro de uno mismo se resume a estar presentes y a elegir el amor por encima del miedo. El momento en el que el amor vence el miedo es cuando volvemos a nosotros mismos y a nuestra verdad, porque nuestra esencia es el amor.

 ¿En qué lugar de tu hogar te gusta relajarte?

En mi hamaca, allí leo los libros que me inspiran y además es un sitio especialmente mágico cuando hay luna llena. Me recuerda que todo es posible. Hace unos años, cuando vivía en un apartamento espantoso en Rotterdam y me sentía profundamente infeliz comencé a visualizar mi sueño y la imagen que siempre se me venía a la mente era yo en una hamaca, en mi propia casa, rodeada de palmeras y completamente relajada, feliz y contenta de estar allí. Lo hice realidad y me hace sentir más agradecida por la vida que tengo ahora.

 

En Rituals creemos firmemente en la gratitud. Hablando de eso, ¿puedes contarnos cuál es tu producto favorito?

Es una pregunta difícil. Hice una práctica de 6 meses en la oficina central de Rituals en 2008 y aprendí mucho sobre la importancia de los rituales diarios, como por ejemplo el de Ayurveda y la creación de un espacio sagrado para uno mismo. Me encantaron todos los productos, pero creo que mis favoritos siguen siendo las velas perfumadas. un pequeño lujo que me levantan el ánimo. Me encanta llegar a casa y encender las velas, me ayudan a relajarme y a dejar atrás cualquier rastro de estrés.