6 rituales que celebran el solsticio de verano por el mundo

El solsticio de verano tiene algo mágico. Cuando el sol llega más alto que cualquier otro momento del año, nos ofrece el día más largo en el hemisferio norte y marca el inicio oficial del verano. ¿Este año, qué planes tienes para el solsticio? Te mostramos cómo lo celebran en distintas partes del mundo. 

 

El solsticio de verano es el 21 de junio. Es el día más largo del año en el hemisferio norte y permite a sus habitantes disfrutar de unas horas extra de luz. Pero el solsticio no es solo el día en el que más tiempo tienes para hacer todas las tareas de tu lista. Desde la Antigüedad, ha sido una celebración de la luz, el amor, el crecimiento, la fertilidad y las infinitas posibilidades que ofrece la vida.

 

Muchas culturas siguen celebrándolo y en algunos países se denomina “midsummer” o “litha”. Como la celebración del equinocio de primavera, que marca la entrada oficial de la estación, el solsticio de verano representa nuevos cominezosbeginnings. Con saludos al sol al amanecer o con hogueras a la luz de las estrellas, los rituales del solsticio estival son una manera de celebrar la energía del sol y la luz presente en nuestras vidas y en nosotros mismos.

 

Para inspirarte a disfrutar del día más largo del año, te mostramos seis tradiciones de todo el mundo. ¡Feliz solsticio!

 

1. Saluda al sol naciente en Stonehenge

Cada año, miles de personas se reúnen en el famoso enclave inglés de Stonehenge para ver la salida del sol. Stonehenge es un círculo de piedras prehistórico y misterioso que los investigadores e historiadores han intentado descifrar durante siglos. Durante el solsticio de verano, el círculo de piedras se alinea a la perfección con la salida y la puesta de sol. Se cree que los solsticios se han celebrado en este lugar durante miles de años. De hecho, puede que la celebración del solsticio de verano fuera el motivo por el que se construyó Stonehenge, declarado Patrimonio de la Humanidad.

 

2. Participa en una sesión de yoga gigante en la India

En la India, la gente se reúne al amanecer para participar en sesiones de yoga y dar la bienvenida el solsticio. Es una tradición fruto de la creencia de que, durante el solsticio, Adiyogi (el primer yogi) conoció a los discípulos que le ayudarían a extender el yoga por distintas partes del mundo. Los eventos de yoga durante el solsticio de verano, algunos con más de 100.000 personas, se repiten por distintas ciudades del país.

 

3. Suecia: bailar descalzos con flores en el pelo

En Suecia, el solsticio de verano o “midsommar” se celebra con un día festivo a nivel nacional. Con canciones estivales, coronas de flores, vestidos blancos y mayos de flores para bailar, los festivales tradicionales suecos de verano parecen sacados de un cuento de hadas.

 

4. Salta sobre hogueras en el este de Europa

Ucrania, Bielorrusia, Polonia, Rusia y otros países del este de Europa celebran el solsticio de verano con Ivan Kupala, una antigua celebración centrada en el amor, el romance y los ritos de fertilidad eslavos con miles de años de tradición. Saltar sobre hogueras es una tradición muy extendida. Es una manera de que los jóvenes demuestren su valor y de que las parejas, que saltan las hogueras cogidos de la mano, prueben su compatibilidad. 

 

5. Cielos iluminados en los Alpes austriacos

En las cimas de las montañas nevadas de Austria se encienden hogueras. Los fuegos son demasiado altos como para saltarlos, pero también son todo un espectáculo para la vista. Se encienden poco después del anochecer e iluminan las cimas y las laderas de las montañas de los Alpes austriacos. Iluminar las montañas es una tradición del solsticio alpino que se remonta a la Edad Media. 

 

6. Disfruta de la puesta de sol entre las pirámides de Egipto

En el Cairo puedes ver una de las puestas de sol más espectaculares del solsticio de verano. El sol se esconde justo entre las dos pirámides principales. Y además, si te colocas cerca de la Esfinge mientras miras el atardecer, la silueta del sol escondiéndose entre las dos pirámides tiene la forma exacta del jeroglífico para “horizonte”. No hay manera de estar seguros, pero se cree que los antiguos egipcios alinearon las pirámides con el sol de manera deliberada. Casualidad o no, la vista es pura magia.