Vive plenamente y celebra cada momento de este verano

Ya está aquí el verano. Teniendo en cuenta cómo hemos empezado el 2020, ya es hora de aprovechar al máximo los días de calor. Pese a que la mayoría hayamos descartado la idea de viajar a lugares lejanos y exóticos, hay una manera de asegurarse de pasárselo genial, incluso si no salimos de nuestra terraza. Vivir con alma: el arte de encontrar la felicidad en los pequeños detalles.

 

El famoso escritor Kurt Vonnegut lo expresó muy bien: “Disfruta de los pequeños momentos de la vida, porque un día echarás la vista atrás y te darás cuenta de que eran los que de verdad importaban”. Gracias a la presencia continua de smartphones y redes sociales, compartimos con el mundo nuestras experiencias y nuestros momentos más especiales a través de fotos en Instagram y Facebook. Tan fáciles de manipular, podemos ajustar estas imágenes una y otra vez hasta que quedan perfectas. En cuanto les aplicas un filtro quedan aún mejor, mostrando el mundo en toda su belleza. Pero esta temporada de calor y sol ofrece muchos más momentos de felicidad, los de verdad, disponibles cada día, para que disfrutemos de un verano largo y maravilloso.

 

Aprovecha el momento real

La verdadera felicidad no siempre se encuentra dentro de las fotos perfectas. De hecho, la mayoría de personas felices comparten una cosa: trabajan el arte de vivir con alma. Vivir con alma consiste en relajarse y vivir en el momento presente. Se trata de centrarse en lo que de verdad te importa, lo que te hace feliz, saborear los momentos reales clave de la vida.

 

Al dedicar tiempo y esfuerzo a estar contento con los aspectos positivos de tu vida, experimentas un mayor bienestar y una mayor alegría. Los rayos de sol que te acarician el rostro en las horas doradas del día. Disfrutar de un juego de mesa con tu familia resguardados de la lluvia. Enamorarte de las arrugas de tu pareja o explorar la naturaleza cercana. Las imágenes de estos momentos pueden ser mucho más especiales que una vista panorámica desde lo alto de una montaña al otro lado del mundo.

 

Acepta lo que venga

Este verano, las opciones para descubrir nuevas ciudades o áreas salvajes se han reducido drásticamente. Quizá sea el momento perfecto para concentrarte en ti. Ya hemos hablado de que es mejor establecer intenciones de año nuevo, en vez de propósitos. ¿Por qué no hacer lo mismo con el verano? Es el momento ideal para encontrar la paz interior y el equilibrio, para centrarse de nuevo en lo que de verdad te importa. ¿Qué quieres conseguir durante estos meses de verano? No tiene que haber grandes cambios, simplemente reflexionar y ver lo que necesita nuestra alma puede ser un buen objetivo. Resérvate un poco de tiempo para mimarte y aprovéchalo para visualizar dónde querrías estar en unos meses o años. No hablamos de playas de arena blanca y cocoteros, sino de mantener una actitud con alma para disfrutar del verano. Al disfrutar de los placeres diarios de manera consciente y absorber de verdad lo que te transmiten, no solo tendrás un verano estupendo: también serás más feliz.