8 trucos para una iluminación más acogedora en casa

Cuando se acortan los días y el sol empieza a parecer un recuerdo lejano, no hay nada mejor para escapar del frío que un hogar cálido y acogedor. Pero para crear el ambiente perfecto se necesita algo más que un termostato. Si lo que quieres es un ambiente acogedor, la iluminación es clave. Unas luces correctas cambian por completo el ambiente. Hemos hablado con expertos en iluminación y diseñadores de interiores para ofrecerte una guía en ocho pasos para transformar tu hogar en un acogedor santuario.

 

Decide lo que quieres conseguir

“Para iluminar una habitación hay que tener en cuenta distintos tipos de luces: ambiental, de tarea y para acentuar”, explica Katie Thomas, diseñadora de interiores y fundadora de KTM design. “Es especialmente importante en otoño, cuando los días son más cortos y los rincones oscuros dejan de resultar acogedores”. La principal fuente de luz se conoce como luz ambiental y es la base de tu iluminación. Las luces de tarea iluminan zonas a las que no llega la luz principal, como las lámparas de mesa. Por último, las luces para acentuar se pueden usar para atraer la atención a una determinada zona, como las luces encima de un cuadro.

 

Apuesta por la iluminación por capas

Ahora que conoces los conceptos básicos, vamos a empezar a combinarlos en capas. “Una iluminación por capas crea pequeñas zonas de luz que conforman una atmósfera acogedora”, explica Marketa Rypacek, directora gerente de los especialistas en iluminación de Industville. Combinando estos distintos tipos de iluminación y creando capas consigues cambiar el tono de una estancia con solo pulsar un interruptor. Además, puedes ajustar la luz artificial dependiendo de la luz natural que recibes. 

 

Trabaja con el espacio

Ajusta la iluminación según el espacio. Si tienes techos altos, puedes añadir una lámpara que cuelgue para aportar un toque de personalidad. En los espacios más pequeños es mejor iluminar las esquinas con lámparas o velas para que la luz llene esa zona. “Para que las esquinas resulten más acogedoras, puedes añadir una lámpara de pie”, sugiere Katie. “Las luces para acentuar también son fundamentales para establecer el tono adecuado. Como la luz de una vela o una chimenea. Si no tienes una chimenea y no quieres encender velas, puedes recrear el ambiente perfecto con luces pequeñas y velas eléctricas que aportan calidez y brillo a los días oscuros y las noches largas”.

 

Destaca distintas zonas

Sírvete de la iluminación para definir los distintos espacios que configuran tu hogar. Si tienes una casa grande, esto resulta especialmente eficiente para crear zonas más íntimas. “Si tienes un elemento arquitectónico o una obra de arte colgada, puedes acentuarla con luces de pared que aporten un brillo sutil. También puedes usar luces más  cálidas, como las de mesa, para crear una sensación relajada en cualquier habitación”, recomienda Marketa.

Descubre el atenuador de luz

Los atenuadores son la solución para controlar el tono y la intensidad de la iluminación. La luz natural cambia según el momento del día y la estación. A veces necesitas todas las luces para ver bien y otras veces, en los días con mucho sol, puedes prescindir de estas.  El atenuador es “una manera rápida y rentable de ofrecer varios niveles de luz a un espacio, para crear el ambiente adecuado y cambiarlo cuando quieras”, indica Marketa.

 

Elige las bombillas correctas

Si quieres cambiar la iluminación de una habitación, solo tienes que cambiar las bombillas. Al hacerlo, puedes variar el tipo de luz que emiten. La medida en lúmenes de una bombilla indica la cantidad de luz visible, algo que debes tener en cuenta al elegirlas. “Si quieres cambiar la atmósfera de una habitación, elige bombillas de color blanco cálido en vez de blanco frío”, recomienda Katie. “La luz blanca fría suele ser más azul, más dura y menos relajante. La luz blanca cálida y la de tonos rojizos tienen un efecto psicológico sobre el cuerpo, que libera más melatonina, ayudándote a dormir”.

 

Cambia las pantallas de tus lámparas

Igual que la bombilla, la pantalla de la lámpara puede ser determinante para el ambiente que buscas.

 

“Las pantallas difuminan o redirigen la luz de la bombilla para aprovecharla al máximo y para proteger los ojos del resplandor”, afirma Ash Read, fundador de Living Cozy. “Es mejor optar por una pantalla de color claro, porque difumina la luz con mayor facilidad. La forma también es importante, porque una pantalla grande será demasiado para los espacios pequeños”. Elegir una textura como el ratán para la pantalla creará una sombra preciosa en toda la sala. “Aprovecha las estaciones apostando por tonos verdes a juego con las plantas del exterior y elige una luz más rica y acogedora, ideal para relajarte”, sugiere Katie.Es una manera sencilla y eficiente para darle un toque personal a un espacio.

 

También en el exterior

Si tienes la suerte de tener un patio o una terraza, elige también la iluminación adecuada para estas. Opta por tiras de luces o luces que funcionan con energía solar para el jardín o el balcón. Así crearás un entorno exterior precioso, además de una sensación superacogedora al mirarlo desde dentro.

Jessy Deans

Jessy Deans

Jessy Deans es copywriter y le encantan las historias que le animan a pensar, los viajes y el chocolate blanco. Acostumbrada al ritmo incesante de la industria de la televisión, ha aprendido la importancia del autocuidado y de la desconexión, y cree que no hay nada mejor que tener "demasiadas" velas. Lleva toda su vida buscando la comida perfecta y cree fielmente que “si no te quieres a ti misma, cómo vas a querer a otra persona” (RuPaul).