Vivir con alma: un detox de energía para tu hogar

“Estamos rodeados de energía y, del mismo modo que nuestra mesa del comedor y nuestros teléfonos son energía, también nosotros lo somos,” afirma Giselle La Pompe-Moore, guía espiritual, profesora de meditación y fundadora de Project Ajna. “La energía es lo que conecta todo lo que hay en el planeta y es nuestra fuente de vida. Por eso tenemos que asegurarnos de que se mueva de forma fluida tanto dentro como fuera de nuestro cuerpo para lograr un bienestar óptimo.

“Al igual que nosotros, nuestros hogares son una taza que puede llenarse con nuestras emociones, con la energía de otras personas y la experiencia y la energía que recogemos en el mundo exterior y que traemos a casa con nosotros,” afirma Giselle. “A veces notamos un cambio en la energía de nuestros hogares: el aire se vuelve más pesado, tenso o estancado o lo vemos cuando estamos atravesando por un gran cambio de vida, como cuando nos mudamos. Podemos notar de manera intuitiva que la energía no es del todo correcta”.

 

Pero esta energía negativa no tiene por qué quedarse estancada. A continuación, Giselle nos revela cinco formas sencillas de renovar nuestros hogares con un detox de energía que le ofrece el toque de felicidad que necesita para que te sientas de nuevo como en casa.

 

La importancia de los objetivos

Establece siempre un objetivo antes de ponerte a trabajar con la energía de tu espacio. Puede que quieras eliminar la energía estancada o añadir más dosis de amor y alegría a tu hogar. Dedica unos momentos a conectar contigo misma y di algo como “Limpio y libero las energías que ya no me sirven y doy la bienvenida a las energías que me aportan cosas buenas” o “Limpio todas las energías que no me hacen falta y lleno este espacio de alegría”.

 

Repetir estas frases en distintas partes de tu hogar te ayudará a establecer un cambio en los objetivos. También puedes cambiarlos con esta meditación guiada.

 

Limpieza con humo

Puedes quemar un ramo de hierbas y flores o algo de incienso, recorrer el espacio y repartir el humo mientras repites tu objetivo. Asegúrate de que abres todas las puertas y ventanas para que la energía que estás liberando pueda irse. La artemisa, la lavanda, el tomillo, el romero y la albahaca son buenas opciones para limpiar con humo y también huelen muy bien.

 

Ducha de cristales

¿Has tenido un mal día? Deja una barra de selenita (conocida por sus propiedades calmantes) junto a la puerta principal de tu casa. Pasa la barra alrededor del cuerpo cuando entres en casa para darle una ducha rápida a tu aura. Al hacerlo, establece el objetivo de limpiar toda energía del mundo exterior que no quieras que entre en casa.

 

También puedes colocar algunos trozos de turmalina negra y celestita alrededor de tu casa para una mayor protección y calma.

 

Visualizar

No subestimes el poder de la visualización. Si notas que la energía de tu hogar no es del todo correcta, encuentra un lugar tranquilo, cierra los ojos y pide a la energía que no quieres en tu hogar que se vaya.

 

Respira hondo e imagina que esa energía está abandonando tu hogar y piensa en cómo te gustaría notar el espacio. Visualiza una luz blanca que se mueve por todas las habitaciones de tu casa para mantener el equilibrio de los espacios.

 

Crear sonidos

El sonido sirve para limpiar la energía. Puedes usar boles de cristal, tu voz, las manos, campanas o percusión. Camina por el espacio con el instrumento que elijas para trasladar la energía y revitalizar el espacio.