La meditación es mucho más fácil con nuestra experta

El objetivo de la meditación es alcanzar una profunda sensación de paz que se logra cuando la mente está calmada y en silencio. Se trata de dejar pasar tus pensamientos sin etiquetarlos o juzgarlos. Una de las mejores cosas de la meditación es que no necesitas mucho para comenzar a practicarla, solo a ti mismo, unos minutos de tu tiempo y algo para sentarte: el suelo, tu cama o incluso el sofá.

Lo que practicas durante la meditación puede ser diferente: paciencia (especialmente cuando tu meditación no fluye como quieres), amor, generosidad o compasión, por nombrar algunos ejemplos. Es importante entender que todo comienza contigo. Primero debes encontrar el amor, la paciencia, el perdón y la aceptación en ti misma antes de poder dárselo a los demás. Y, por supuesto, la meditación puede ser la práctica de la nada misma: inhalar y exhalar y simplemente “ser”.

Todo es mucho más simple de lo que piensas, aunque entender realmente la simplicidad de esto es más fácil cuando tienes alguna forma de orientación o explicación primero. Hay muchas y muy buenas apps disponibles para móviles o tabletas que pueden ayudarte.

Una meditación guiada puede enseñarte las técnicas de respiración adecuadas y cómo dejar que los pensamientos fluyan en lugar de tratar de aferrarte a ellos. Algunas técnicas de meditación se enfocan en los sonidos; algunas en todo tu cuerpo, como si lo “escanearan” desde los dedos de los pies hasta la coronilla.

Puedes meditar con los ojos abiertos o cerrados, lo que prefieras. Puedes hacerlo sentada, y una vez que hayas dominado el arte de la meditación y te sientas lo suficientemente cómoda, incluso puedes hacerlo mientras caminas por la calle o esperas el bus.

La hora del día para meditar o la cantidad de tiempo también puede variar. Puedes meditar durante solo cinco minutos por la mañana antes de comenzar el día o cuando llegas a casa después del trabajo. Todo lo que necesitas es tiempo para ti. Y cuando lo sientas, puedes aumentar la cantidad de tiempo que deseas dedicarle a la meditación. Todo depende de ti.

Y lo único que realmente importa es por suerte muy fácil de recordar: respirar y ser feliz.