Descubre la meditación con velas y sus increíbles beneficios

La meditación con velas es una forma tranquilla y llena de alma de meditar. Si meditar no te resulta fácil y no quieres recurrir a una app, esta es una manera analógica y muy eficiente de relajarse. La meditación con velas, igual que otras variedades, tiene algunos beneficios increíbles. Durante la meditación estándar normalmente necesitas concentrarte y repetir un mantra o centrarte en una imagen mental. Con la meditación con velas solo tienes que fijar la mirada en la llama. Así de fácil.

 

De manera histórica, las velas se han usado para rendir homenaje, como faro para iluminar el camino a casa y para lograr un entorno acogedor (enlace a artículo de iluminación con velas). Encender una vela al inicio de una sesión de meditación te ayuda a asentarte en el momento presente. De manera simbólica, la llama representa el conocimiento y es especialmente apropiado cuando nos referimos a la meditación con velas.

 

A continuación, seguimos explorando los beneficios de esta tranquila práctica y compartimos algunos consejos útiles para la meditación con velas, así como un vídeo de meditación con velas para ayudarte a empezar.

 

Meditación con velas: los beneficios

La meditación con velas comparte muchos de los beneficios de otras prácticas mindful. Dedicar unos momentos cada día a calmar esos pensamientos que no paran de cruzarse por la cabeza y concentrarse en la llama de una vela tiene muchos beneficios positivos para el cuerpo, la mente y el alma.

 

Se ha descubierto que mirar la llama de una vela ayuda a aumentar nuestra capacidad de concentración y, al mismo tiempo, reduce la sensación de estrés y ansiedad. Con el tiempo, la meditación puede ayudarnos en nuestra vida diaria a ser más resilientes, más pacientes y a concentrarnos mejor. También nos puede ayudar a dormir mejor.

 

Meditación con velas: los consejos

La meditación con velas se realiza mejor cuando está oscuro o en una habitación con las cortinas cerradas y toda luz artificial apagada. Lo ideal es que la vela parpadee suavemente, así que colócala en un lugar con poca o ninguna corriente. Enciende la vela y colócala aproximadamente a un metro frente a ti, a la altura de los ojos.

 

El aroma tiene una poderosa capacidad para repercutir sobre la meditación. Por ejemplo, las notas florales de The Ritual of Jing te calmarán, mientras que el aroma a rosa de The Ritual of Ayurveda te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y a recuperar la sensación de armonía.

 

Intenta no meditar justo después de comer o de ingerir bebidas con cafeína. Antes de empezar, asegúrate de estar cómoda, sentada con la espalda recta, y de que no tienes frío. A no ser que estemos en lo más cálido del verano, es mejor tener a mano siempre una manta, por si acaso.

 

Posa la mirada en la llama. Es normal que parpadees un poco más o que los ojos se humedezcan, dales tiempo a que se adapten. El objetivo de la meditación con velas es centrar tu atención en el parpadeo de la llama y asegurarte de que estás respirando lenta y profundamente con la tripa.

 

No tengas prisa, comienza con cinco minutos de meditación y aumenta gradualmente hasta los 20 minutos.

 

Meditación con vela: pruébalo

¿Quieres probar este tipo de meditación? Mira esta meditación con vela guiada.