Pensar en positivo: cómo conseguirlo y dejar que guíe tu vida

El pensamiento positivo es muy poderoso. Por eso, los deportistas se visualizan marcando un gol, superando su marca personal o logrando la medalla de oro. La ciencia demuestra que pensar en positivo está directamente relacionado con obtener lo que se quiere. Un estudio realizado en 240 niños de entre 7 y 10 años demostró que ser positivo mejora la capacidad de resolver problemas matemáticos. En Rituals, la positividad es tan importante que es uno de los pilares de la marca. En el siguiente vídeo, Dagmar Brusse, directora creativa de Rituals, y el autor de El algoritmo de la felicidad y embajador de la felicidad nos explican que la vida no es siempre un cuento de hadas. Que esa calabaza no se va a convertir en un Porsche, pero que sí que podemos cambiar la manera de ver las cosas: cogemos la calabaza y preparamos una deliciosa crema o una sopa con ella. Para sacar todo el provecho a nuestros días hay que ver el lado positivo de las cosas. 

 

En este artículo hablamos sobre el sesgo negativo de nuestros cerebros y cómo estamos programados para ponernos en lo peor a causa de un mecanismo de supervivencia. Buscar lo negativo nos permite ser conscientes de los peligros que nos rodean. Desde el punto de vista evolutivo, era algo muy útil cuando nos dedicábamos a cazar animales peligrosos. Pero en el mundo actual, pese a estar rodeados de muchos menos depredadores, mantenemos esa tendencia a pensar de manera negativa. Si te cuesta ver el lado positivo a las cosas, te resultará más difícil encontrar y mantener la felicidad. 

 

A continuación te ofrecemos 4 maneras sencillas de cultivar una visión positiva y dejar que entre el buen rollo. Y no te pierdas el enlace a nuestro Reto de la Felicidad para alcanzar una felicidad que cambie tu vida.

 

Empieza el día de manera positiva

En el vídeo de bienvenida a Mo Gawdat, nos explicó su intención de que mil millones de personas alcanzaran la felicidad y afirmó que una de las cosas más importantes que hace es empezar el día de la manera adecuada. Le encanta el café y por eso ha desarrollado una ceremonia matutina donde elige específicamente el tipo que quiere tomar ese día, dedica tiempo a prepararlo y luego se lo toma con calma. No comienza el día con algo que cree que debería hacer porque otras personas dicen que es lo correcto, sino que ha elegido algo que ama y lo hace para su propia satisfacción. Tu momento positivo de la mañana podría ser leer el capítulo de un libro, exfoliarte el cuerpo antes de entrar en la ducha, una clase de yoga, hacer una tortilla o algo completamente diferente. Al empezar el día con algo que te gusta, establecerás el ritmo y el ánimo del resto del día.

 

Celebra las cosas pequeñas

Como dice Dagmar, la vida no es siempre de color de rosa, pero eso no significa que no podamos disfrutar de las pequeñas victorias y los momentos bonitos. Si notas que tienes una actitud negativa, piensa en algo positivo. Vale, puede que esté lloviendo, pero la verdad es que le viene genial a tu huerto. Tienes que trabajar hasta tarde, pero tienes suerte de tener un trabajo que pague las facturas. Se te ha caído la cena al suelo y se la ha comido el perro, pero al menos está bien alimentado y seguro que tienes más comida en casa (eso último puede ser un poco forzado, pero la idea está clara). Es fácil ver solo lo negativo, ser un catastrofista y pensar en todo lo que podría salir mal. Esta semana, si pasa algo malo, intenta reflexionar sobre ello y pensar en lo bueno que podemos extraer.

 

Presta atención a tus pensamientos

Tenemos la capacidad de pensar de manera distinta sobre las cosas externas y de la misma manera podemos cambiar la manera en que funciona nuestro cerebro. Es increíble la cantidad de cosas negativas que nos dice nuestro cerebro a lo largo del día. En este artículo, hablamos sobre el sesgo negativo de nuestro cerebro y cómo hacerle frente. Una de las maneras más eficientes de ser más positivos es tener una conversación con ese criticón que todos llevamos dentro. Cuando te ofrezca un pensamiento negativo, devuélvele dos positivos. Con el tiempo, empezarás a silenciar la voz negativa de la mente. ¡Es cuestión de práctica!

 

Rodéate de personas positivas

Si tiendes a ver el vaso medio vacío, rodéate de gente que lo ve siempre medio lleno. Todos tenemos amigos que llevan el buen rollo a su paso. Pasa tiempo con ellos y pregúntales cómo consiguen ser tan positivos. Entender cómo ven otros el lado bueno de la vida te ayudará a ti a hacer lo mismo.

 

 

¿Quieres ser más positivo día tras día? Mo Gawdat, exdirector de negocios de Google [X] y autor de El algoritmo de la felicidad, y Rituals tienen el objetivo de conseguir 1 millón de personas felices #1MillionHappy. Participa con nosotros en un viaje interactivo de 14 días que cambiará tu vida y te ayudará a encontrar una felicidad genuina y duradera. Apúntate al Reto de la Felicidad aquí.