Día 7: Los sorprendentes beneficios de un buen descanso nocturno

¡Enhorabuena! Ya has superado la primera mitad del reto de 14 días para dormir bien. Ahora prepárate para descubrir los beneficios de un buen descanso nocturno, durante la segunda semana… 

 

Artículo del día 7: Los sorprendentes beneficios de dormir bien 

¡Enhorabuena! Ya has superado la primera mitad del reto de 14 días para dormir bien. Ahora prepárate para descubrir los beneficios de un buen descanso nocturno, durante la segunda semana… 

 

1. Ayuda a resolver los problemas 

“Se nos anima a “consultar con la almohada” los problemas por una buena razón”, comenta la doctora Shelby Harris. “Las investigaciones han demostrado que cuando estamos en la sección más profunda del sueño, llamada REM (Rapid Eye Movement), el cerebro puede resolver problemas mucho mejor porque accede a una gran cantidad de conocimientos y recuerdos para conectar ideas. Por eso, cuando nos despertamos, tenemos una idea más clara de cómo gestionar los problemas. Esto se conoce como “activación de propagación” y el cerebro no puede hacerlo cuando estamos despiertos”.  

 

2. Mejora el sistema inmune  

Una investigación de la Universidad de California en San Francisco descubrió que las personas que duermen seis horas o menos por noche tienen cuatro veces más probabilidades de resfriarse. “Esto se debe a que, cuando dormimos, el cuerpo produce unas proteínas llamadas citocinas, que combaten enfermedades. La falta prolongada de sueño afecta al sistema inmune”, explica la doctora Harris. “También notarás que te cuesta más curarte del resfriado. Para fortalecer el sistema de defensa natural del cuerpo, debemos intentar ir a dormir más temprano o echarnos una siesta de 20 minutos durante el día, siempre que con esta no empeoremos nuestro sueño nocturno”. 

 

3. Mejora la piel 

“La producción de elasticidad y de colágeno tiene lugar durante el sueño profundo”, explica la doctora Harris. “Por lo tanto, si duermes bien, tu piel estará más radiante, más tersa y parecerá más joven". Las células cutáneas también entran en modo de renovación, por lo que se acelera el metabolismo de las células de la piel y se regeneran más rápido que en cualquier otro momento del día. Y por si todas esas células sanas y jóvenes no fueran suficientes, también se incrementa el riego sanguíneo en la piel durante el sueño; por eso, nuestras mejillas están calentitas y adquieren un color rosado cuando echamos una cabezadita. 

 

4. Mejora las relaciones

Dormir no solo hace maravillas para el bienestar mental y físico, sino que hace que nuestras relaciones afectivas sean más sanas. “Cuando dormimos bien, tenemos la cabeza más despejada, no nos irritamos tanto y tenemos una mayor resistencia emocional”, explica la doctora Harris. “Por eso, somos más empáticos, comprendemos mejor a los demás y estamos mejor preparados para gestionar los desacuerdos y conflictos que suceden de manera natural en las relaciones con amigos, parejas o familia”.

 

5. Mejora el cuero cabelludo 

Cuando dormimos mal, suben nuestros niveles de hormona del estrés, el cortisol. Uno de los efectos colaterales de tener demasiado cortisol en nuestro sistema es que nuestros folículos pilosos pasan de la fase de crecimiento a la fase de muda, lo que significa que perdemos más cabello del que deberíamos. También anima a las glándulas a producir más sebo del necesario. Por lo contrario, cuando dormimos bien, nuestro cabello mantiene un ciclo de crecimiento natural. Descansando conseguimos que no se caiga de manera innecesaria y que las raíces grasas solo aparezcan cuando lo desamos.

Ejercicio del día 7: Estiramientos para relajarte y desconectarff

Después de un día duro, estirar es la manera perfecta de relajarse y conectar con el cuerpo. Prueba estos sencillos ejercicios dentro de tu rutina de desconexión para eliminar la tensión física y dedicarte unos momentos de atención exclusiva. 

 

Haz clic aquí para ir a la siguiente clase.