Cómo hacer amigos para toda la vida

Según nos demuestran las investigaciones, la amistad es uno de los factores más importantes para llevar una vida feliz. Pero esos mismos amigos pueden ser una fuente importante de problemas y disgustos. Puede que os distanciéis o que se produzca algún malentendido, que tengáis opiniones distintas o acabéis discutiendo. A veces es simplemente un paso más de la relación, pero también hay muchas cosas que puedes hacer para conseguir amistades que duren toda la vida.

 

Te mostramos algunas maneras, algunas evidentes y otras menos, para reforzar el vínculo que te une a tus amigos.

 

1. Atrévete a estar solo

Puede parecer un consejo un tanto extraño para un artículo sobre la amistad, pero si se te da bien estar solo, no entablarás amistades simplemente para sentirte menos asustado o solo. No te conformarás con menos de lo que te mereces y solo crearás amistades con personas que realmente te parezcan especiales. Ser capaz de estar solo te da la fuerza que necesitas para estar ahí cuando tus amigos te necesiten y eso construye vínculos más fuertes. Además, cuando estás solo, aprendes lo que de verdad te resulta importante y tienes tiempo para recargar tus energías.

 

2. Acepta la imperfección

Tienes unos estándares altos tanto para ti como para tus amigos. Pero a veces necesitas rebajar un poco tus exigencias para ti mismo al igual que para tus amigos. Si aceptas los fallos de los demás, te sentirás mucho más cerca de ellos que si estás todo el rato fijándote en lo que hacen mal. Y si muestras tu lado más vulnerable, reforzarás el vínculo que os une.

 

3. Asegúrate de estar presente

En la era de las comunicaciones digitales, pueden pasar semanas e incluso meses en los que no ves a tus amigos. A veces es algo inevitable, si vives en el extranjero, por ejemplo. Pero si no es el caso, intenta sacar el tiempo para verlos. Y cuando estéis juntos, préstales atención. No mires el teléfono, ponlo en silencio e intenta escuchar con atención, sin distraerte.

 

4. No seas rencoroso

Todos nos hemos dado cuenta de lo mucho que queremos a alguien después de que pase algo horrible. Sería una pena que no solucionarais vuestras diferencias antes de llegar a ese punto. Deberías hacerlo lo antes posible: no seas rencoroso y perdonaos los errores que cometáis. Se requiere valor, pero te darás cuenta de que al final os sentís más cercanos aún. Puede que esta reflexión ayude.

 

5. Asegúrate de que seas considerado

Todos estamos muy ocupados y durante esas épocas en las que no puedes estar presente físicamente, puedes hacerlo de otras maneras. Envíales una nota o un artículo que crees que les interesará, o un libro o una película que os pueda gustar a ambos y sobre la que podáis hablar la próxima vez que os veáis.

 

6. Respeta vuestras diferencias

Especialmente con la situación política actual, las diferencias de opinión pueden desembocar en discusiones y rupturas. Pero no tiene por qué ser así. Además, es una pena, porque estar en un grupo en el que todos tienen la misma opinión puede ser muy aburrido. ¿No resulta mucho más interesante tener amistad con gente con opiniones distintas a la tuya? Para mantener una buena relación, es importante no tomarse a pecho nada de lo que se diga. Intenta estar abierto a todas las opiniones, a aprender los unos de los otros y, si los ánimos se están caldeando, aceptar que en esa ocasión vais a estar en desacuerdo.

 

7. Decide si eres el tipo de persona que da, que recibe o una mezcla de los dos

Nadie se convierte en amigo de otra persona en un solo día. La amistad es algo que necesita tiempo para construirse y depende de las interacciones que tenéis. Y las interacciones también dependen del tipo de personalidad. ¿Eres el tipo de persona que da, que se ocupa de todo el mundo y no piensa demasiado en sí mismo? ¿Eres lo opuesto: piensas solo en lo que puedes sacar de una relación, sin dar nada a cambio? ¿O sabes cómo encontrar el equilibrio entre esas dos maneras de ser? Determínalo por tu cuenta y adáptate tanto como sea necesario, porque las amistadas son siempre una mezcla de dar y recibir.

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a afianzar las relaciones que ya tienes y a construir otras nuevas. Especialmente con la época navideña a la vuelta de la esquina, es importante rodearte de gente a la que quieres y a la que poder abrir tu corazón