Ya ha llegado el otoño: Cómo mantener el equilibrio pese al cambio de estación

Con el fin del verano, no solo las hojas cambian de color. También podemos notar una transición física y emocional en nosotros mismos. El otoño puede afectar a nuestra salud, a los niveles de energía y a nuestros ritmos biológicos. Por eso es tan importante mantener los pies en la tierra y escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo y la naturaleza que nos rodea. 

 

A continuación te damos unos sencillos pasos para mantener el equilibrio durante el cambio de estación.

 

Mantente un paso por delante del frío

Comer una buena cantidad de verduras de temporada tiene un montón de beneficios para tu salud intestinal y para tu sistema inmunológico. Las comidas cocinadas son clave a la hora de mantener tu sistema digestivo en equilibrio durante las épocas de frío: empieza a asar verduras y a preparar guisos. Esta receta de Saag indio te aportará calor y bienestar durante las húmedas noches de otoño. Bebe unas cuantas tazas de este té de jengibre ayurvédico a lo largo del día y disfruta de todos los beneficios que esta planta nos ofrece.

 

Mantén los pies en la tierra

Cuando intentamos adaptarnos al cambio de estación, a menudo buscamos maneras de conectar con nuestro cuerpo y recuperar el equilibrio. Intenta ajustar tu horario diario y volver a conectar con tu ritmo circadiano, por ejemplo, a través de estas asanas de suelo para tu rutina de yoga.

 

Busca la luz

Con la llegada del otoño no tienes por qué quedarte en casa todo el día. De hecho, es mejor no hacerlo. La luz del día tiene efectos muy positivos sobre los niveles de energía y serotonina. Así que no te olvides de obtener tus dosis diarias de luz desde la mejor fuente: el Sol (incluso si no lo puedes ver directamente). Dar un paseo en la naturaleza ayuda y es una gran alternativa a practicar yoga cuando quieres sentir un contacto más firme con la Tierra. Como recomienda Nirmala Raniga, experto en vedismo: “Al acoger la belleza de la naturaleza, reflexiona sobre tu propia conexión con ella y muévete en armonía con su ritmo a medida que cambian las estaciones”.

 

Libérate

El otoño a menudo trae consigo una sensación de melancolía. Por eso, cuando reflexiones sobre tu conexión personal con la naturaleza y el cambio de las estaciones, puedes también prestar atención a tu estado de ánimo. Puedes coger un diario y escribir lo que te pasa por la cabeza. ¿Notas alguna sensación acechando bajo la superficie, esperando a que la reconozcas y la dejes libre? Comprueba si estás listo para liberar ciertas emociones que ya no te hacen falta a medida que entramos en la nueva estación.

 

A veces es mejor aceptar que estamos cansados. Aceptarlo y recibirlo con brazos abiertos. Nos ayuda a reconocer y obtener lo que necesitamos para pasar el cambio de estación. Por ejemplo, regálate este masaje ayurvédico (abhyanga) que te puedes dar a ti mismo después de un día especialmente largo. Mejora la circulación, calma los nervios y te ayuda a dormir mejor por las noches. El inicio de este otoño será el más relajado que hayas sentido nunca, prometido.