Por qué escribir cada día debe ser tu nuevo ritual “mindful”

¿Tienes un diario, te gusta escribir versos sueltos o incluso algún que otro relato? Si es así, posiblemente ya conozcas los beneficios de un ritual de escritura diario. Escribir unas líneas cada día puede convertirse en un ritual de atención plena que te ofrezca perspectiva y un mayor conocimiento, entendimiento y que estimule tu creatividad.

 

La escritura como medio para una vida más mindful

Al escribir tus ideas, pasas más tiempo pensando en ellas, lo que a su vez tiene numerosas ventajas. Los pensamientos no te pasan por la cabeza sin más, sin procesarlos. Al prestarles atención y conocer mejor cómo funciona tu mente, consigues una mayor claridad y te conoces mejor.

 

Escribe una lista de cuidados pendientes

Empieza el día de manera positiva y alegre con un ritual de escritura como parte de tu meditación matinal. Si todos podemos crear una lista de tareas pendientes, todos podemos escribir una lista de cuidados pendientes? Será de gran ayuda para prestar una atención extra a tus objetivos del día. ¿Qué te gustaría hacer hoy? ¿Qué te resulta importante? ¿Qué aporta un valor añadido a tu día? ¿Qué decisiones quieres tomar? Si escribes estas cosas por la mañana, te aseguras que tu cerebro esté despierto y preparado para aprovechar al máximo tu día. ¿Necesitas inspiración? Este vídeo te puede ayudar a establecer tus objetivos diarios.

 

Historias para dormir

Escribir también te puede ayudar a relajarte. Por eso tu ritual de escritura puede ayudarte a encontrar una sensación de calma que a su vez te ayude a conciliar el sueño. Al escribir tus ideas, entenderás en qué ha estado ocupada tu mente durante todo el día. A lo mejor te das cuenta de que has estado dando vueltas a lo mismo durante un rato, sin encontrar una solución práctica. Al escribir lo que de verdad piensas, también prestas más atención a cómo te relacionas con tus propios pensamientos. Puede que descubras que no estaría mal ser un poco más amable contigo mismo. Plantéate un ejercicio de escritura en el que estudias cómo convertir tus pensamientos negativos en positivos. O comienza tu ritual de escritura con un ejercicio contemplativo, en el que reflexiones sobre los buenos momentos de los que has disfrutado durante el día. ¿Qué te ha hecho feliz, de qué estás agradecido u orgulloso? También puedes pensar en una cita de un libro o en un verso de un poema que te guste. Después de reflexionar, escríbelos en tu cuaderno y seguro que el sueño te encontrará con una amplia sonrisa en el rostro.

 

Fomenta tu creatividad

El escritor James Altucher dijo: “Las ideas son la moneda de la vida”. ¿Su consejo? Tener 10 ideas cada día. Una idea para un relato, una idea para un personaje o el primer verso de un poema (no tiene que rimar ni nada por el estilo). No te limites, deja que esas ideas fluyan y escríbelas en tu cuaderno. Ejercita esos músculos creativos. Y si te cuesta llegar a las 10 ideas, esfuérzate por conseguir 20. No es broma. Este es su razonamiento: si no llegas a las 10 ideas es porque, probablemente, estás dejando ganar a tu sentido de la perfección. Pero nadie ha dicho que esas 10 ideas tengan que ser geniales. De hecho, es imposible crear 10 conceptos increíbles de una sentada y sin ejercicios previos. Por eso es mejor darte un respiro, para que te des cuenta de que las cosas son mucho más fáciles cuando dejas a un lado los prejuicios sobre tus propias ideas. En cuanto lo consigas, empezarán a aparecer ideas en tu cabeza, listas para transferirse a tu cuaderno. Cuantas más ideas recopiles, mayores posibilidades tendrás de obtener una historia emocionante a partir de una de esas ideas. “La práctica lleva a la permanencia”, dice Altucher. Cuanta mayor sea la frecuencia con la que escribes tus propias ideas, más ejercitarás tus músculos creativos, algo que puede resultar muy útil cuando algún día necesites una solución de forma inmediata.  

 

Escribe un bosque

Puede que te guste la idea de desarrollar un ritual de escritura pero estés preocupado por todo ese papel que vas a tener que usar. No temas, tenemos la solución. No solo es muy fácil encontrar cuadernos fabricados con papel reciclado, sino que puedes de hecho crear nuevos árboles mientras escribes. La app Forest te muestra cómo crecen árboles virtuales mientras escribes sin abrir otras apps llenas de distracciones, y también el mundo real recibe nuevos árboles gracias a tus minutos de escritura.

Ahora que sabes lo bueno que puede ser un ritual de escritura diaria y conoces unas cuantas ideas para comenzar, te toca a ti. Incorpora la escritura mindful a tu rutina y empieza a disfrutar de una vida más plena, consciente y creativa desde hoy mismo.