Cinco consejos para dormir plácidamente

¿Sabías que los beneficios de un sueño reparador se notan cuando te despiertas? La calidad de tu noche se refleja a menudo en la calidad de tu día. La doctora Robbins comparte con nosotros sus consejos favoritos para dormir.

 

Durante el día…

1: Exponte a la luz del día

La exposición a la luz solar produce una potente respuesta fisiológica, haciendo que el cerebro esté en alerta, mientras que la ausencia de luz nos hace sentirnos cansados. Lo óptimo es estar lo máximo posible al aire libre y expuestos a la luz solar durante el día, sobre todo por la mañana.

 

2: Haz ejercicio

Lo preferible es practicar yoga o deportes de bajo impacto al final del día, pero lo más importante es que realices algún tipo de ejercicio durante la jornada. Incrementar tu ritmo cardíaco genera endorfinas que ayudan a conciliar el sueño, porque ayudan a gestionar el estrés.

 

3: No te pases con la cena

Asegúrate de desayunar y almorzar bien y de que tu cena sea lo más ligera posible, ¡ten en cuenta que te preparas para hibernar! Si cenas copiosamente antes de irte a dormir, te va a costar más dormir, porque tu cuerpo está todavía haciendo la digestión. Recuerda también que el café y el alcohol son dos de los mayores robadores de sueños.

 

Y por la noche…

4: Prioriza el sueño

Resérvate al menos siete horas para dormir. Todos somos diferentes, por eso encuentra tu tiempo de sueño ideal y haz todo lo posible por cumplirlo noche tras noche.

 

5: Crea una rutina antes de acostarte

Pueden ser tan solo 10-15 minutos para hacer algo que te relaje. Un automasaje, aromaterapia o ponerse alguna crema con un aroma relajante: todos estos gestos te ayudan en gran medida a mejorar tu capacidad para descansar y desconectar del día.

 

Y un consejo extra: Si te desvelas de noche, ¡sal de la cama!

Si estás dando vueltas en la cama, sal de ella. Queremos que la cama permanezca como un lugar acogedor reservado para el sueño. Dedica tus horas de insomnio a actividades que no te hagan pensar, como doblar calcetines o leer un libro (si es aburrido, mejor). Vuelve a la cama solo cuando estés somnoliento. Una imagen que recomiendo es pensar en cómo una ola llega a la orilla y se va.