5 maneras de potenciar cuerpo y alma con la ayuda del sol

Ha salido el sol, las flores empiezan a despuntar, la naturaleza despliega todo su atractivo con la llegada del calor… y tú estás encerrada en casa. Puedes aprovechar una parte de esa energía natural y usarla en tu hogar, tu mente y tu cuerpo. ¿Los beneficios? Un mejor humor, un hogar listo para el verano y una dosis instantánea de positividad. Sigue leyendo para descubrir nuestros consejos para llenar tu vida de luz.

 

1. Encuentra la luz

Date una vuelta por tu casa. ¿Qué zonas reciben mucha luz natural? ¿Qué habitaciones resultan más oscuras y apagadas? La mejor manera de añadir grandes dosis de energía es trabajar con la luz que ya tienes. Para los afortunados que tienen muchas ventanas, aprovechadlas. A lo mejor puedes cambiar de sitio los muebles para que las vistas sean el centro de atención.

 

Si dispones de una cantidad limitada de luz, puedes lograr que parezca más abundante con espejos o elementos naturales, plantas y textiles que sean un guiño a la naturaleza. Si tu decoración se decanta más por las texturas pesadas y densas, como el terciopelo o los tonos oscuros, puedes intercalar elementos más ligeros como unas cortinas de lino y unas flores frescas. Contar con unas zonas en las que cambiar la decoración según tu estado de ánimo puede ayudarte a sentirte con más energía.

 

2. Aromas listos para el verano

Con un entorno lleno de luz y de vida, vamos a buscar más maneras de interactuar con tu hogar. ¿Su olor te recuerda a la felicidad? ¿Percibes positividad en cuanto entras por la puerta? Las fragancias pueden mejorar el estado de ánimo al instante. Los aromas cítricos aportan grandes dosis de energía pero si quieres una dosis auténtica de estilo veraniego, opta por fragancias con alegres aromas florales.

 

¿Quieres renovar el aroma de tu hogar? Prueba nuestras barritas aromáticas de The Ritual of Karma.

 

3. Comer bien para ser feliz

Sí, la comida también influye en el estado de ánimo. Los expertos afirman que una dieta cargada de verduras aporta grandes dosis de felicidad duradera. Así que, a pesar de que creas que ese picoteo dulce o esas patatas fritas te van a dar el toque de felicidad que necesitas, los aperitivos vegetales son los que te harán sentir mejor durante más tiempo, cuidando del cuerpo y el alma.

 

4. Saluda al sol

Si alguna vez has ido a una clase de yoga lo más probable es que conozcas el saludo al sol. Hay infinidad de variantes de esta secuencia llena de energía, pero todas ellas están vinculadas con la idea de rendir culto al sol. Si lo practicas cada mañana, disfrutarás de sus múltiples beneficios, desde la tonificación y el refuerzo de los músculos, hasta mejoras en la digestión y los riñones, además de estimular tu prana, el término sánscrito para la fuerza vital. Además, practicar yoga te ayuda a estar más presente y centrada a lo largo del día. Si quieres empezar a practicar los saludos al sol, Deborah, nuestra experta, te explica aquí cómo hacerlo.

 

5. Lo importante es la actitud

El secreto final para estar de buen humor es cómo actúes. Aunque la playa más cercana esté a cientos de kilómetros, disfruta de un espíritu veraniego con una actitud positiva. Puede parecer difícil, pero la felicidad reside en los pequeños detalles: meditar al inicio del día, dedicar unos instantes cada día a recordar momentos con significado, o tener un hobby creativo que te haga feliz, como dibujar o llevar un diario. Mira en tu interior para encontrar lo que te hace feliz e inclúyelo en tu rutina diaria.