Adora el sol y tu piel: Unos consejos de protección solar esenciales de los expertos

Por fin ha llegado el día que llevas soñando desde hace meses. ¿Un bikini de infarto? Tengui. ¿Una pedicura perfecta? Tengui. ¿Esa novela romántica y subida de tono que tu club de lectura te está recomendando todo el rato? Aunque te dé vergüenza admitirlo, tengui. Solo te falta una cosa por hacer: leer estos consejos profesionales para asegurar que tu piel absorba todo lo bueno del sol y nada de lo malo.

 

La ciencia que se esconde detrás de la adoración del sol

En primer lugar, es importante recordar que aunque nos estén recordando continuamente los peligros del sol, la exposición solar moderada es de hecho beneficiosa para las personas. Según un estudio realizado en el 2014 por la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts, disfrutar al aire libre de un día de sol favorece la liberación de beta-endorfinas, unas hormonas que se encargan de hacernos sentir bien y que provocan una rápida sensación de felicidad similar a la que se tiene tras hacer deporte. También estimula la producción de vitamina D, que favorece la salud ósea y estimula el sistema inmunitario.

También puede ayudar a dormir mejor. En el 2013, los investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder realizaron un descubrimiento crucial con respecto a la relación entre la luz natural y nuestro reloj biológico interno. Si nos exponemos regularmente a la luz del sol, nuestros cuerpos ajustan su reloj interno para que se corresponda con el ciclo de luz natural, es decir que cuando está oscuro, nuestro cerebro recibe señales de que es la hora de irse a dormir.

 

Pero ahora las noticias malas...

Como todo el mundo sabe, pasar muchas horas al sol sin tomar las medidas necesarias es extremamente peligroso. El bronceado no solo te da un aspecto sano, sino que realmente es una señal de daño solar. Según la prestigiosa dermatóloga Melinda Longaker, una de cada cinco personas desarrolla una especie de cáncer de piel a lo largo de su vida. Mientras que la mayoría de estos cánceres no entrañan graves peligros, el melanoma, que sí puede ser mortal, es el segundo cáncer más común en mujeres jóvenes de entre 15 a 20 años de edad.

Además, la exposición solar prolongada y sin protección causa envejecimiento prematuro y cambios desagradables en la pigmentación, como manchas solares, y ¿a quién le gusta que eso ocurra? Por eso, debes cuidar tu piel y ella cuidará a su vez de ti. Cuando se trata de permanecer sanos y felices bajo el sol, todo gira en torno al karma.

 

Protección solar: ficción y realidad

La protección solar es sin duda alguna el mejor modo de proteger tu piel. Deja que te ofrezcamos algunos hechos científicos al respecto.



No todos los productos de protección solar se han creado del mismo modo

Al elegir un protector solar, debes buscar uno que contenga filtros contra los rayos UVA y contra los UVB. Según un blog de la Facultad de Medicina de Harvard, los rayos UVB son la principal causa de las quemaduras solares, mientras que los UVA provocan envejecimiento prematuro y arrugas. Ambos contribuyen al cáncer de piel, debido a lo cual es importante que utilices un producto de amplio espectro que te proteja contra ambos tipos de rayos.



Usa protector solar incluso en días nublados

A partir de esta fecha del año, la posición del Sol en relación a la Tierra significa que estos rayos nocivos te alcanzan incluso en los días nublados. No importa si no hace sol y la mayoría de tu cuerpo está cubierto, aún entonces deberías utilizar una crema solar con SPF. No hay excusa que valga, como que tienes miedo a que el uso de SPF debajo de tu maquillaje provoque manchas, te garantizamos que no es así. Siempre y cuando lo apliques sobre una piel limpia, tus poros permanecerán limpios, así que lávate bien la cara antes.



SPF 50 o SPF 30

Desde un punto de vista lógico, cuanto mayor sea el SPF, tanto mejor será la protección, ¿verdad que sí? Curiosamente, no. De hecho, la diferencia entre SPF 50 y SPF 30 es mínima, puesto que mientras que SPF 30 te protege contra un 97% de los rayos de sol, SPF 50 solo te protege un 1% más. De hecho, los dermatólogos advierten que utilizar productos de SPF 50 pueden darte una falsa sensación de seguridad, provocando que no te apliques suficiente protector o no con la frecuencia necesaria.

 

Cómo aplicar el protector solar correctamente

Ahora que hablamos sobre la aplicación, cómo te pones el protector solar es casi tan importante como el tipo de producto que utilizas. Según la dermatóloga Jeannette Graf no debes esperar a salir fuera para aplicarte el protector ya que este tarda unos 20 minutos en ser absorbido por la piel.

También aconseja utilizar una buena cantidad de protector solar por aplicación (alrededor de la cantidad de una copita) para cubrirte totalmente. De lo contrario, el SPF real será alrededor de la mitad de lo que aparece en la etiqueta del producto.

Y por último: debes volver a aplicar el producto varias veces a lo largo del día. Una capa al inicio de un día de playa realmente no basta, debido a asuntos como el sudor, el calor extremo y el contacto con el agua, que provocan que se diluya. La Academia estadounidense de Dermatología recomienda aplicar una capa nueva cada 2 horas para asegurar que el efecto sea máximo e incluso más si te bañas o sudas mucho.

 

Otros modos de proteger tu piel

Si buscas una excusa para comer chocolate, ya puedes dejar de buscarla, puesto que unos trocitos de chocolate puro con un 85% de cacao contiene flavonoides, que te ayudan a proteger tu piel contra los daños potenciales de los rayos ultravioleta. Aunque quizás no sean tan ricos como el chocolate, los alimentos con un alto contenido de omega 3, como los huevos, el salmón silvestre y la linaza, ayudan a neutralizar los efectos nocivos del sol. También es una buena idea comer tomates como tentempié, ya que su alto contenido de licopeno es un buen fotoprotector.

Tampoco debes olvidarte de tu cabeza. Llevar sombreros o pañuelos siempre es una buena idea. Un buen protector térmico capilar te ayuda a proteger el cuero cabelludo contra las quemaduras solares, así como prevenir la decoloración.

La ropa con protección solar es una tendencia cada vez más popular. Si no tienes intención de lucir abdominales en la piscina, llevar una camiseta con protección solar impedirá el paso de los rayos nocivos.

 

Primeros auxilios en caso de quemaduras solares

Hablando de problemas, a veces haces todo lo correcto y aún así todo sale mal. Tu día de playa se ve estropeado por una quemadura solar y ¿ahora qué? No te preocupes; sigue los siguientes pasos ofrecidos por la The Skin Cancer Foundation.


1. Actúa con rapidez y enfría la quemadura

Sumerge tu piel inmediatamente en agua fresca y aplica a continuación compresas frías mientras notes la piel suave.

 

2. Hidrata tu piel mientras aún esté húmeda

Normalmente solemos recomendar aplicar crema corporal sobre la piel seca, pero en el caso de una quemadura solar, es mejor hacerlo cuando todavía esté húmeda. El cuidado e hidratación de la piel tras una quemadura es mejor si se hace con una loción especialmente diseñada para el cuidado después de tomar el sol, ya que contiene aloe vera, un ingrediente que nutre la piel.

 

3. Cuídate al máximo en los días posteriores a una quemadura solar

Mantente hidratada bebiendo grandes cantidades de agua, ya que las quemaduras solares graves pueden causar deshidratación. Las eventuales ampollas no se deben tocar; se han formado para que tu piel sane y si se abren se pueden infectar. Cuando salgas fuera cúbrete totalmente con ropa tupida. Si no estás segura de que sea tupida, coloca la ropa al contraluz. Si puedes mirar a través, deberás dejarla para cuando se haya curado la quemadura.


Te hemos ofrecido mucha información que debes tener en cuenta, pero créenos si te decimos que es importante que lo hagas. Si quieres disfrutar al máximo de los días de verano al sol, sigue estos consejos y goza de los rayos de un modo seguro.