Por qué deberías pasarte al cepillado en seco en otoño

El cepillado en seco es una manera sencilla y llena de alma de mimar el cuerpo. En otoño, nos solemos olvidar de las rutinas de cuidados del verano pero, con la llegada de los jerséis de lana, las temperaturas exteriores más bajas y la calefacción en el interior, la piel necesita aún más atenciones. Descubre por qué deberías incorporar el cepillado en seco a tu rutina de otoño/invierno para sentirte bien todo el año.

 

El cepillado en seco o garshana (un masaje seco ayurvédico tradicional) aporta muchos beneficios a tu cuerpo. Exfolia y acondiciona el cuerpo al eliminar células muertas que podrían taponar los poros y fomenta la circulación. El cepillado en seco también ayuda a mejorar el aspecto de la piel y la deja más suave y luminosa.  Y, sobre todo, el cepillado en seco estimula el sistema linfático que elimina las toxinas del cuerpo. Es como un tratamiento de spa que podrás disfrutar en el confort de tu baño. Margo Marrone, fundadora de la marca londinense Organic Pharmacy afirma: “Sin duda, es muy práctico, y sobre todo contribuye a eliminar toxinas”.

 

Cepillado en seco casero

El cepillado en seco se usa habitualmente en los tratamientos de spa, pero también es muy fácil hacerlo en casa. Necesitarás un cepillo de cerdas naturales duras, con o sin mango largo para llegar hasta la espalda. Te recomendamos hacerlo por la mañana, ya que te ayudará a cargarte de energía para todo el día. La frecuencia con que lo debes hacer depende de tu tipo de piel. Hay gente a la que le gusta darse una pasada rápida por la mañana, mientras que otros prefieren realizar el cepillado en seco una o dos veces por semana durante más tiempo. Es mejor guiarse por la manera en que responde tu piel y lo que crees que es bueno para ti.

 

Cepillado en seco: instrucciones

Realiza el movimiento de abajo arriba en dirección al corazón para drenar adecuadamente el sistema linfático. Intenta repetir los movimientos dos o tres veces en cada zona del cuerpo. Haz un recorrido por el sistema circulatorio: empieza por los pies y sigue hacia la parte superior del torso. Realiza movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj en el vientre, y movimientos descendentes cuando llegues a la zona del cuello y el escote.

 

Puedes utilizar el cepillo solo o añadirle unas gotas de aceite corporal. Si te decantas por la segunda opción, te recomendamos que te cepilles después de ducharte. Los aceites secos 100 % naturales de The Ritual of Ayurveda son ideales, ya que contienen hierbas que calman la mente, el alma y el cuerpo. Acuérdate de templar el frasco de aceite en agua caliente con cuidado antes de empezar el placentero masaje. Si quieres realizar el cepillado en seco sin usar aceites, completa esta nueva rutina de cuidado corporal con una ducha relajante con el aceite de ducha de The Ritual of Happy Buddha, con un aroma increíblemente revitalizante. Pero no uses un agua demasiado caliente, porque esta puede eliminar los aceites naturales de la piel. 

 

La piel sensible y el cepillado en seco

Ten cuidado: Si tienes la piel sensible, usa mejor un guante kessa para exfoliarte. Este práctico guante elimina la piel muerta y al mismo tiempo potencia el sistema linfático. Úsalo mojado en la ducha para que sea más suave sobre la piel que necesita más atención.

 

Aprovecha al máximo el cepillado en seco

Después de ducharte, aplica una buena cantidad de crema hidratante. Opta por The Ritual of Namaste Natural Hydrating Body Cream , cargado de ácido hialurónico y carité. Centra toda tu atención en aplicar la crema con un masaje.

 

¡Así de sencillo! El cepillado en seco no solo te mima sino que te ofrece un aspecto radiante durante el resto del día.