Cuenta atrás para la Navidad: Una guía con alma para evitar el estrés

Descubre nuestro plan para disfrutar sin estrés de la cuenta atrás para la Navidad, con trucos para prepararte y gestionar el tiempo.

Con las Navidades a la vuelta de la esquina, es difícil encontrar tiempo para uno mismo y vivir el momento presente antes de afrontar las colas en el aeropuerto, las comidas familiares y las prisas antes de fin de año. Puede que lo llamen “dulce Navidad”, pero puedes acabar con un regusto amargo y los nervios a flor de piel. Una buena planificación para los próximos 100 días te ayudará a convertir las tareas más ordinarias de la temporada en momentos con significado en vez de en obligaciones de última hora.  

 

¿Cuál es el secreto para lograrlo? Hemos hablado con la coach de vida Marisa Peer, para descubrir las mejores maneras de gestionar el drama de la cuenta atrás navideña y, al mismo tiempo, cuidar de nuestro bienestar. “El paso más importante es poner límites y respetarlos. Una agenda bien planificada será una gran ayuda”. Te mostramos cómo crear un programa que te ayude a gestionar tu tiempo y energía, a prepararte para reducir el estrés de las Navidades y, además, a disfrutar de la época más maravillosa del año 

 

100 días antes: Decide adónde vas a viajar 

Reserva: 2 horas 

 

Ahora toca decidir dónde pasar las Navidades, con la familia, con tu pareja o con amigos. Decidirse puede ser difícil, pero elige la mejor opción para ti. Al gestionar las expectativas con antelación, podrás disfrutar de las Navidades con la conciencia tranquila y claridad mental.  

 

Reservar con mucha antelación también te ofrece precios más bajos. Evita los días más conflictivos: según The Vacationer  es mejor evitar viajar entre el 22 y el 24 de diciembre y el 26-27 de diciembre. Después de Año Nuevo, evita volver a casa el 1 o el 2 de enero, en la medida de lo posible. Viajar en temporada “baja” te evitará muchos dolores de cabeza.  

 

80 días antes: Prepara el menú 

Reserva: Una mañana o una tarde 

  

Empieza a preparar el menú con bastante antelación. Puede parecer pronto, pero sentarte a decidir qué comidas preparar durante las Navidades y qué ingredientes necesitas te evitará mucho estrés cuando la fecha esté más cerca. Todo lo que esté enlatado o seco, como ingredientes de salsas, mostazas o frutos secos, se puede comprar antes y guardarse hasta la fecha. A nadie le gusta tener que bajar corriendo a la tienda justo antes del evento, así que compra todo lo que puedas antes.  

 

La base del pastel del Navidad se puede preparar en octubre y dejar que absorba todos los ingredientes hasta unos días antes de Navidad. Puedes cubrirla con mazapán y glaseado la tarde antes de Navidad.  

 

Y para el día grande, si te faltan ideas para preparar un menú completo y nutritivo, nuestro experto chef Renaud Goigoux del Rouhi de Ámsterdam, tiene un menú de tres platos que hará las delicias de todos los que lo prueben.

50-60 días antes: Hora de las compras 

Reserva: 2-3 días 

 

Hay gente muy organizada que compra regalos de Navidad durante todo el año, pero, si tú no eres de esos, es mejor empezar con tiempo. “Si te vas a tener que enfrentar a las aglomeraciones, aprovecha bien la ocasión. Intenta comprar durante las horas de menor ajetreo. Terminarás antes si vas un sábado a las 8 de la mañana en vez de un domingo por la tarde. Si puedes, sal antes del trabajo o contrata a alguien que se quede con los niños para que tú puedas hacer las compras entre semana”.  

 

La manera favorita de comprar de Marisa es online. Casi todas las tiendas ofrecen envíos gratis durante las Navidades, así que aprovecha. Compra en pijama y ahorra un montón de tiempo. Eso sí, piensa en el planeta y guarda las cajas y envoltorios para darles una segunda vida. 

 

Superconsejo: Date un paseo por el jardín o el parque para recoger hojas y flores con las que adornar tus regalos. Busca una rama de acebo o usa algunas flores de tu jardín para decorar tus regalos con un pequeño toque personal. 

 

30 días antes: Escribe las postales navideñas 

Reserva: 1-3 horas 

 

Para muchos, es la tarea más aburrida de todas. Aunque las postales navideñas pueden parecer anticuadas, pueden resultar muy valiosas para conectar con la gente a la que quieres. Reserva algo de tiempo, ponte música, prepárate tu bebida favorita y disfruta de la tarea. Igual que escribir en un diario, rellenar postales navideñas puede ser una acción muy meditativa.  

 

Dedica tiempo a escribir cada postal, dile a la persona a la que va dirigida por qué estás agradecido de tenerla en tu vida y logra que cada palabra cuente. Tus buenas intenciones y tus palabras podrían ser la clave para mejorar las fiestas de alguien. No te olvides de las personas que te rodean y escribe una postal a un vecino o a alguien que sepas que va a estar solo durante esta época. 

 

Superconsejo: Consulta los horarios de Correos durante las Navidades y toma nota. Si vas a enviar postales o regalos al extranjero, van a tardar más en llegar. Mejor hacerlo con tiempo. 

 

24 días antes: Piensa en positivo 

Reserva: 20 minutos al día 

 

Cuidar de tu salud mental durante este periodo tan ajetreado debe ser primordial. Marisa nos recomienda reservar un poco de tiempo para hacer unas respiraciones mindful. Esta sencilla técnica ayuda a crear un espacio neutro que evite repetir una y otra vez los mismos pensamientos que te generan ansiedad. La respiración tipo caja calma el sistema nervioso, aumenta la concentración y ayuda a controlar las respuestas emocionales en determinadas situaciones”. 

 

Paso 1: inhala por la nariz mientras cuentas hasta 4  

Paso 2: mantén la respiración mientras cuentas hasta 4  

Paso 3: exhala por la boca, haciendo ruido al expulsar el aire, mientras cuentas hasta 4  

Paso 4: mantén la respiración mientras cuentas hasta 4  

Paso 5: repite la secuencia durante 10 respiraciones.  
Para darle un toque festivo, imagina que inhalas una luz dorada y exhalas una bruma gris que contiene todos tus sentimientos negativos. 

 

Recuerda que “todos nacemos con un animador interno, una voz dentro de nuestra cabeza que, de pequeños, nos animó a aprender a hablar y caminar a pesar de todos los obstáculos. Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones dejamos que el crítico interior tome las riendas de nuestros pensamientos”, dice Marisa. “Vuelve a entrar en contacto con ese animador al estilo navideño e imagínatelo con forma de elfo o muñeco de nieve. Cada vez que te hables mal, echa mano de tu animador interno para recordarte que estás haciendo todo lo que puedes y que eres una buena persona”. 

 

7 días antes: Desconecta para volver a conectar 

Reserva: 10-20 minutos al día 

  

Crea una rutina diaria con la que desconectar cada noche. Haz una lista de todo lo que tienes que hacer, porque apuntarlo en papel te ayudará a no tenerlo en la cabeza todo el rato. Ahora, dedica un ratito antes de acostarte a adentrarte en un estado de calma y paz, para relajarte de la manera que más te guste, ya sea con un libro o un baño, por ejemplo. También puedes dedicarte un rato cada día con esta meditación para caminar para que las palabras y el aire fresco te aporten una sensación de plenitud y rejuvenecimiento. 

 

Ese día: Prepara el entorno 

Reserva: 5 minutos 

  

Los aromas envían señales a la parte del cerebro que controla los recuerdos y las emociones. Crear una buena experiencia sensorial en casa, algo que muchos olvidamos, ayuda a paliar la depresión, la ansiedad y el trastorno afectivo estacional. Además, cada vez que huelas ese aroma te vendrán a la mente los recuerdos más felices de esta época del año. Perfuma tu hogar con nuestras barritas aromáticas y la vela Soulful Rituals Love. Enciende la vela con calma y colócala en el corazón de tu hogar. Llenará el espacio con una agradable esencia de jazmín blanco y el aroma delicado de la rosa.