5 consejos para un día sin móvil

Un estudio reciente reveló que, en promedio, los millennials pasan 3 horas al día mirando sus móviles. No es ningún secreto que esta "adicción" tiene serias consecuencias para la salud mental. Aquí hay algunos consejos para ayudarle a mantener tu móvil en el bolsillo, o si te animas, dejarlo en casa directamente.

 

Si no lo escuchas no te enteras

Ponlo en silencio. En la mayoría de los casos, basta con deslizar o presionar un botón, ¡así que hazlo! De esta forma, no te bombardearán con notificaciones cada vez que recibas un mensaje. En otras palabras: decides cuándo reaccionar ante un whatsapp, un mensaje de texto o una solicitud de amistad en Facebook, no tu móvil.

 

Tecnología afuera

Este consejo es muy fácil de seguir y extremadamente efectivo. Probablemente uses tu móvil para configurar la alarma para despertarte todas las mañana. Desafortunadamente, como tienes el móvil a mano, lo coges a mitad de la noche o inmediatamente después de despertar. Te sugerimos comprar un reloj despertador, ponerlo junto a tu cama y dejar tu móvil fuera de la habitación.

 

Tu habitación, la zona prohibida

Recuerda que no debes llevar el portátil a la cama, porque entonces harás cosas del trabajo cuando deberías estar descansando. Tener el móvil en la habitación puede afectar tu sueño negativamente. Haz una rutina para mirar las redes sociales y tu correo electrónico antes de ir a la cama y deja tu móvil en el comedor.

 

Que esperen

Este punto está conectado a nuestro primer consejo: tú decides. Configurar tu móvil en "modo avión" es un buen comienzo, pero puedes hacerlo aún mejor. Deja de pensar que las personas esperan que reacciones inmediatamente a sus mensajes. No pasa nada si tienen que esperar un poco. Trata de consultar las redes sociales y responder mensajes solo 3 o 4 veces al día (¡no todo el tiempo a cada rato!) Notarás que esto te dará mucha más paz durante el día.

 

No te estás perdiendo nada. De verdad.

Sí, sabemos que es difícil de aceptarlo. Pero intenta deshabilitar todas las notificaciones y sus iconos correspondientes. Esto no solo organizará tu pantalla, sino que también te quitará esa sensación de urgencia que sientes cuando los ves. Tómate un momento y piensa... ¿cuántas veces un icono te obligó a abrir una aplicación por temor a perderte algo? Por eso... No más iconos, no más miedos. Fácil, ¿verdad?

Ok, ya hemos hecho todo el trabajo previo, estás listo para empezar, ahora todo depende de ti. 24 horas sin tu móvil. Déjalo en casa, apágalo, ponlo en silencio, deshabilita las notificaciones. Haz todo lo que te parezca, lo importante es que no abandones, de lo contrario, nunca te convertirás en un verdadero Samurai moderno.