Este Ritual balinés se base en el... silencio

Tal vez es por esta nueva pasión por viajar, pero parece que cada vez más viajeros descubren la isla indonesia de Bali. Pregunta a los que conoces; seguro encontrarás a alguien que fue o está por ir. Incluso tal vez sepan sobre Nyepi, una festividad especial en hindi para bajar el ritmo y encontrar la paz...

Por lo general, las calles de Bali están llenas de lugareños y turistas, pero en Nyepi, en el Día del Silencio, a nadie se le permite salir. (Hindi) los lugareños permanecen dentro, junto con su familia, mientras que los turistas están obligados a quedarse en sus hoteles y centros turísticos. Para dar un ejemplo de lo serios que son los lugareños sobre esta festividad, el personal médico sólo se presenta para urgencias médicas, como puede ser un parto.

 

 

Un día de silencio... suena extraño, ¿no? Sin embargo, Nyepi es mucho más que simplemente estar en silencio: para los hindi de Bali, también es un día para ayunar y meditar. La autorreflexión es una parte importante de la festividad, por eso todo lo que distrae y evita que puedas concentrarte en ti mismo (la televisión, la radio, los teléfonos y la electricidad en general, por ejemplo) está prohibido en este día. No hay entretenimiento, y algunas familias ni siquiera dicen una palabra en todo el día. El único aeropuerto de Bali está completamente cerrado, por lo que no se puede llegar o salir de la isla. En otras palabras: completa y total tranquilidad.

Como Nyepi es la manera hindi de celebrar Año Nuevo, también hay una víspera. Desde siempre, construyen estatuas llamadas ogoh-ogohs: enormes estatuas demoníacas hechas de bambú (pintado), papel maché y espuma de poliestireno que simbolizan los espíritus malévolos de los que se aleja la isla. En la noche previa a Nyepi, estas estatuas son exhibidas por las calles y luego quemadas. Desde ese momento, la gente de Bali es liberada de todas las fuerzas malévolas del año pasado.

Vivir en una sociedad en la que estamos conectados las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es casi impensable tener un momento, y mucho menos un día completo, de paz y silencio absoluto. Es por eso que los balineses están haciendo un gran trabajo al celebrar a Nyepi: llamando al ajetreo y al bullicio de cada día por su nombre, son capaces de vivir con intención.

Creemos que todos los años deberíamos celebrar un día como este. Por la simple razón de que el verdadero silencio y la paz solo pueden experimentarse cuando literalmente nos detenemos.