Cómo crear tu propio espacio de meditación en casa

Os reunís alrededor de la mesa de la cocina para desayunar por la mañana; tu dormitorio es un oasis de calma para promover el buen sueño. Como comer y dormir, la meditación merece su propio lugar en tu casa -un espacio dedicado plenamente al mindfulness y la relajación. Hoy te damos 4 consejos simples para crear un área de meditación ideal para tu hogar.

1. Elige un lugar que te llene de felicidad

Tal vez tu casa sea pequeña, y sólo se pueda designar una esquina de una habitación para la meditación. Aunque quizás tengas la suerte de tener una habitación entera en la que conseguir concentrarte cada día. Sea cual sea su situación, el espacio debe inspirar un sentimiento feliz dentro de ti. Ten en cuenta aspectos como la luz, el ruido y el tráfico general dentro de la casa. Necesitas que sea un lugar tranquilo y relajado, por lo que cuanto más privado sea el espacio, mejor.


2. Personaliza tu sala de meditación y relaja los sentidos

Este es tu espacio de reflexionar para enfocarte solo en ti y precisamente por eso, tu área de meditación debe reflejar eso. La mayoría de las personas encuentran velas que se suman a una atmósfera relajante, por ejemplo. Las velas perfumadas son una idea especialmente buena, porque el acto de encender una vela es un pequeño ritual que con su aroma relajante también tiene un efecto positivo en tu estado de ánimo. No te cortes tampoco en decorar las paredes de tu espacio con las cosas que asocianscon la paz interior. Si el océano te relaja, cuelga fotos de paisajes marinos.

 

 

3. Muestra tus accesorios de meditación

Si bien es cierto que lo único que necesitas para meditar es a ti mismo, a muchas personas les gusta usar un cojín para asegurarse la máxima comodidad mientras están haciendo su práctica. Si utilizas cuentas o un tazón cantador, también puedes tener expuestos estos elementos inspiradores en tu área de meditación.


4.Transporta el exterior al interior.

La naturaleza y la meditación van tan unidos como Buda y su vientre, así que tenlo en cuenta cuando estés diseñando tu espacio. El efecto de la naturaleza en nuestra mente y en nuestro cuerpo es innegable, por lo que colocar cosas como plantas de interior, conchas marinas de la playa o incluso pequeñas marcas de agua en tu espacio de meditación, hará perfeccionar  la atmósfera.

 

 

Si sigues estos consejos al crear tu propio espacio de meditación, cada vez que entres, te invadirá una sensación de paz y equilibrio. Donde hay armonía externa, la armonía interior es más fácil de conseguir. Así que diseña su propio ambiente, respira profundamente, y empieza a experimentar esa conexión entre la mente, el cuerpo y el alma.