Sopa vietnamita de fideos con pollo

Las sopas siempre apetecen y este tipo de sopas de fideos son especialmente buenas. Aunque nosotros no solemos usar pepino en los platos calientes, en la cocina vietnamita es muy frecuente y es que le da un punto fresco y crujiente a cualquier plato. Añádelo en el último momento y tendrás un bocado delicioso.

Receta para 4 personas
Tiempo de preparación: 25 minutos

Ingredientes

  • 1.5 l de agua
  • 3 cubitos de caldo de pollo
  • 400 g de muslos de pollo
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 cucharada de jengibre recién rallado
  • 1 lima cortada por la mitad
  • 2 dientes de ajo, muy picados
  • 2 zanahorias grandes cortadas en tiras finas de unos 4 cm de largo
  • 200 g de fideos de arroz
  • 4 tallos largos de cebolla tierna cortada en aros muy finos
  • ½ pepino, cortado con su piel en tiras finas de unos 4 cm
  • 1 guindilla grande cortada en aros
  • Salsa de soja al gusto
  • Sal y pimienta
  • Un puñado de cilantro para decorar

 

 

Preparación

1. Calienta el agua con los cubitos de caldo y el azúcar moreno, cuando llegue a hervir, incorpora los muslos de pollo. Añade el ajo junto con media lima y el jengibre. Tápalo y déjalo cocer a fuego lento durante 15 minutos.

2. Saca las tiras de pollo y ve sacando la carne con ayuda de 2 tenedores haciendo tiras. Pon la carne de pollo de nuevo en el cazo y añade los fideos de arroz, la zanahoria, media cebolla tierna y la mitad de la guindilla y cocínalo unos 3 minutos más o hasta que estén hechos los fideos.

3. Al final, añade el pepino para que se mantenga crujiente en el caldo. Añade la otra mitad de la lima a la sopa, un chorrito de salsa de soja y salpimenta al gusto. Pon la sopa en 4 boles y decóralos con cilantro fresco, el resto de la cebolla tierna y la guindilla.

 

Mirjam Leslie-Pringle

Mirjam Leslie-Pringle es una experta en cocina, fotógrafa y creadora del importante blog de recetas vegetarianas veggieverymuch.com. Originaria de Holanda, Mirjam dejó Amsterdam hace tres años con su familia para comenzar una nueva aventura en Ibiza. Con su marido, tres niños, cuatro caballos, tres perros y un gato, sus días de Mirjam están llenos de trabajo, diversión y, por supuesto, comida sana y deliciosa.