Olvídate de los propósitos: mejor las buenas intenciones

Antes de empezar a fijarte un montón de propósitos para el 2019, tenemos una idea mejor. Intenta incorporar en tu vida rutinas nuevas centradas en tu bienestar. Quizás no te des cuenta de lo beneficiosas que son —y de su gran eficacia en comparación con los propósitos— pero, en realidad, las rutinas son la clave para tu salud emocional y física. Sigue leyendo y descubre por qué este año deberías explorar nuevas tradiciones y no propósitos.

 

Según un estudio citado muy a menudo de la Universidad de Scranton en los Estados Unidos, más del 50 % de las personas se fijan propósitos de Año Nuevo importantes y solo el 8 % realmente los cumple. Perder peso o abandonar una mala costumbre, como fumar, son las promesas más comunes que nos hacemos cuando nos enfrentamos a la llegada de un nuevo año. ¿Pero por qué a mediados de febrero abandonamos las clases del gimnasio o dejamos a un lado los chicles de nicotina?

 

La dra. Roberta Anding tiene una opinión muy clara al respecto. “El 1 de enero significa un nuevo comienzo”, escribe en The Huffington Post. “No obstante, cada día nos concede un nuevo comienzo y, por lo tanto, un nuevo inicio”.

 

INTENCIONES, NO PROPÓSITOS

Fundamentalmente los propósitos nos preparan para el fracaso. Implican que, si puedes bajar de una talla o conseguir el siguiente ascenso en el trabajo, tu vida será perfecta. Estos objetivos también se basan en factores externos, sobre los que tenemos un control limitado. Y, al final, nos sentimos mal con nosotros mismos cuando los abandonamos. En lugar de fijarte propósitos para el 2019, es mejor formar buenas intenciones desde el interior. En lugar de medir tu vida según los éxitos y los fracasos, prueba a incorporar nuevos hábitos para enriquecer tu vida.

 

Tienen el poder de conectarnos con la realidad y nos ayudan a encontrar la felicidad en los momentos más insignificantes. Nos obligan a desconectar nuestras mentes aceleradas y a estar presentes en el momento dado. Cuando nos tomamos el tiempo necesario para concentrarnos en el presente en lugar de donde queremos estar dentro de tres meses, estamos creando nuevos patrones neuronales en nuestro cerebro, lo que nos lleva a un cambio duradero para mejor.

 

Por qué los hábitos duran más tiempo que los propósitos

Las nuevas rutinas empiezan con la formación de una intención y dichas intenciones nos llevan a la acción. Dado que la vida moderna está plagada de sobrecargas y programaciones excesivas, es fácil olvidar la importancia del cuidado personal. Cuando simplemente te fijas un objetivo en lugar de pensar realmente en la finalidad, o la intención, que se esconden tras él, no estás practicando el cuidado personal de verdad y no puedes esperar un resultado positivo.

 

Aquí tienes un ejemplo concreto de cómo una rutina dura más tiempo y aporta mayores resultados a largo plazo. Imagina que has prometido eliminar el azúcar de tu dieta por completo. Pero, luego, durante un día caótico en el trabajo, te encuentras merodeando por la oficina en busca del último reducto de chocolate. Te pegas un atracón, te sientes saciado durante un par de minutos y en seguida se apodera de ti el sentimiento de culpa.

 

En lugar de darte por rendido, emplea tu energía de forma positiva y sal a dar un paseo por la manzana. Esta noche para cenar prepárate una deliciosa ensalada con ingredientes frescos y sostenibles. Aquí tienes un ejemplo concreto de cómo una rutina dura más tiempo y aporta mayores resultados a largo plazo. Y, así, acabas de crear un nuevo hábito. Una rutina que puedes practicar durante todo el año, cuando te sientas estresado o inseguro. Es tan sencillo como parece.

 

EL AÑO DE LAS NUEVAS TRADICIONES PARA TU BIENESTAR

Si el ejemplo anterior te parece bien, no hemos hecho más que empezar. Aquí tienes otras rutinas que te recomendamos para ayudarte a desconectar y convertir el 2019 en el mejor año de tu vida.

 

En lugar de apuntarte al gimnasio y dejar de ir dentro de dos meses, empieza a practicar yoga en casa. En vez de dejar que el estrés laboral se apodere de ti, intenta meditar sobre las cosas por las que te sientes agradecido en tu trabajo. Si viajar más no es compatible con tu calendario o presupuesto, prueba el trabajo de voluntariado, ya que te permitirá entrar en contacto con otras culturas.

 

Convierte el 2019 en el año en que incorporarás más rutinas saludables en tu vida. Al fin y al cabo, te sentirás mucho más recompensado que simplemente fijándote propósitos y podrás disfrutar de las rutinas durante muchos años.