Crea rituales para todo el año

No se puede atrapar la felicidad, pero hay algo que puedes hacer para que ella te atrape a ti: bajar el ritmo.

Aquí estás nuevamente, subiendo a la balanza luego de un mes de “permitidos navideños”. Ahora piensas “este año prometo bajar 4 kg y mantenerlos para siempre fuera de mi cuerpo” ¿Pero qué hace que el 2018 sea diferente de años anteriores cuando prometiste lo mismo?, ¿y por qué esperar hasta el 1 de enero para empezar?

Según un estudio que frecuentemente realiza la Universidad de Scranton en los Estados Unidos, más del 50% de las personas hacen promesas en año nuevo, y solo el 8% de esas personas las cumple. Perder peso o dejar un mal hábito como fumar son las más comunes. Pero entonces, ¿por qué abandonamos el gimnasio o los chicles de nicotina a mediados de febrero?

La Dra. Roberta Anding tiene una opinión firme sobre este tema. “El 1 de enero significa un nuevo comienzo”, “sin embargo, cada día es una oportunidad para volver a empezar”, escribe en The Huffington Post.
 

Tu nuevo comienzo empieza hoy y todos los días

Sabias palabras que proponen celebrar cada día un nuevo comienzo. No solo es un poco tonto elegir el 1 de enero para iniciar este nuevo comienzo sino que también es contraproducente. Por eso te sugerimos empezar el 2018 de una manera diferente, sabiendo que puedes lograr lo que te propongas poniendo en práctica una sola cosa: el arte de tomarte las cosas con calma. Y la mejor manera de hacerlo es reemplazando las promesas de año nuevo por rituales para todo el año.
 

Más que promesas, rituales.

Los rituales tienen el poder de conectarnos y permitirnos encontrar la felicidad en las pequeñas cosas. Pero a cambio, nos exigen que bajemos el ritmo y mantengamos nuestra mente en el momento presente. Cuando dedicamos tiempo a enfocar nuestra atención en lo que está sucediendo en lugar de pensar en dónde queremos estar dentro de 3 meses, estamos creando nuevas vías neuronales en el cerebro, que ayudan a generar cambios duraderos que realmente mejoran nuestra vida.
 

Las promesas impuestas no suelen llevarse a cabo, pero los rituales sí.

Por ejemplo, imagina que has prometido eliminar completamente el azúcar de tu dieta. Luego tienes un día muy caótico en el trabajo y te desesperas por ese chocolate que sabes que está escondido en tu cajón de “emergencias”. Te das un atracón y te sientes feliz por unos minutos pero inmediatamente después te invade la culpa.
 

Puede pasar, así que detente y baja el ritmo.

En lugar de castigarte, ponte la chaqueta y ve a dar una vuelta. Disfruta las vistas, los olores y los sonidos del invierno, siente el aire fresco en tu rostro y respira profundamente. Esto es una forma de meditación.  enlace al artículo ponerle alma a tu cocina. La próxima vez que tengas un antojo poco saludable, recuerda tomarte las cosas con calma, ir paso a paso, y no te rendirás jamás. Así es como creas un nuevo ritual que puedes practicar durante todo el año cada vez que te sientas estresada o te invadan las dudas. Sinceramente es tan fácil como suena.

Una vida con intención y atención plena

Enfócate en las cosas buenas, incluso aunque te parezcan pequeñas, esa es la esencia de una vida plena, vivida con todo el alma, porque cuando le ponemos el alma todo es posible. Lo que una vida así nos exige es hacer una pausa, reflexionar y vivir el aquí y el ahora. Escuchar nuestra voz interior y dejar que las preocupaciones se desvanezcan. En lugar de obsesionarte con alcanzar metas poco realistas, simplemente vive cada momento con intención y atención plena. Cuando hacemos esto, nos preparamos emocional y físicamente para vivir la vida que queremos, y también experimentamos más alegría

2018: el año de ir paso a paso y convertirte en tu mejor yo

Cuando te abrumes pensando en las promesas de año nuevo que tendrás que cumplir en 2018, ¿por qué no haces solo una?: bajar el ritmo, ir paso a paso.

Elige hacer yoga todos los días que puedas en lugar de suscribirte a un gimnasio al que dejarás de ir en un par de meses... Elige mimarte con un ritual de un buen baño en lugar de darte una ducha de 5 minutos. Elige parar, ver la belleza en ti misma, en los demás y en el mundo que te rodea.


Haz que el 2018 sea el año en el que bajas el ritmo. Únete a nosotros para vivir una vida más plena y convertirte en la mejor versión de ti misma.