6 Consejos para el Cuidado de la Piel en Invierno: Protege tu Piel del Frío

Viento helado y temperaturas bajas, entras a ambientes cerrados y sales a la calle constantemente, el aire caliente de los radiadores… en invierno, tu piel tiene que aguantar mucho. Debido a todo esto, tu piel se seca y se escama con facilidad, y también puedes sufrir rojeces. Pero si adaptas tu rutina de cuidado de la piel para los meses fríos con estos seis consejos, superarás el invierno y seguirás manteniendo una piel radiante.

 

1. Utiliza un exfoliante

Cuando utilizas un exfoliante, eliminas las células muertas de la piel y das vía libre para otras nuevas. Esto fortalece tu piel y la hace más resistente. Y lo que es aún más importante, un buen exfoliante garantiza que los sérums y las cremas se absorban por completo, justo lo que tu piel necesita durante el invierno.

 

No importa si te exfolias la piel por la mañana o por la noche, siempre y cuando sigas la recomendación de hacerlo 1 o 2 veces por semana. . Después de la exfoliación, la piel está más activa y, por lo tanto, necesita más nutrición, así que es una buena idea complementar tu cuidado de la piel con un sérum o con ampollas.

 

2. Elige cremas más nutritivas

Puede que las cremas que utilizas en verano no sean tan apropiadas durante el invierno. Como tu piel está más seca, es muy probable que las cremas más nutritivas indicadas especialmente para las pieles secas sean una mejor elección. Para una protección extra, considera mejorar tu rutina de cuidado de la piel habitual con unas cuantas gotas de aceite facial. Otra opción es aplicar un sérum debajo de tu crema de día habitual.

 

3. Bebe agua suficiente

Pensarás que necesitas menos agua en invierno que en verano y quizás inconscientemente incluso bebes menos o tienes menos sed. Sin embargo, en realidad, tu piel necesita más agua, porque la hidratación empieza desde dentro. La cantidad de agua que bebes depende de tu edad, altura, peso y de cuánto te mueves durante el día, pero deberías beber aproximadamente un litro y medio. ¿Te cuesta beber agua? El té también cuenta. El té verde está lleno de antioxidantes que son beneficiosos para tu piel y las infusiones son buenas para mantener el equilibrio de hidratación.

 

4. Aprovecha la noche

Dormir es fantástico para tu piel. Mientras duermes, tu piel se repara y produce colágeno nuevo. Asegúrate de dormir entre 7 y 9 horas cada noche y aprovecha la oportunidad para aportar a tu piel un cuidado extra. Probablemente una buena crema de noche ya forma parte de tu rutina de cuidado de la piel, pero también puedes utilizar un bálsamo de noche. 

 

5. Protege tu piel de la calefacción

Pasar del frío de la calle al calor de los ambientes cerrados y viceversa es un auténtico reto para tu piel. Cuando subes la calefacción, la humedad se reduce, lo cual tiene consecuencias desastrosas para tu piel. Puedes minimizar los resultados colocando una taza de agua encima o al lado del radiador, o bien comprando un humidificador que regule la humedad en tu casa. También te recomendamos que aportes a tu piel una dosis extra de hidratación en cualquier momento y lugar con una bruma hidratante que incluso se puede aplicar sobre el maquillaje.

 

6. No te olvides de la protección solar durante tus vacaciones de invierno

A pesar de que hay menos luz solar en invierno, igualmente necesitarás proteger tu piel. En lugar de usar una crema de día con SPF (cada vez son más los estudios que indican que este tipo de cremas entran en conflicto con el resto de los ingredientes activos y tienen un efecto negativo en la piel), considera la posibilidad de usar un producto de protección solar para el rostro. Si te vas de viaje al extranjero para practicar deportes de invierno o si vas a patinar sobre hielo cerca de casa, tu piel y tus labios necesitan protección extra , porque la nieve y el hielo reflejan una mayor cantidad de luz solar que el agua.

 

3 consejos más de nuestra experta

¿Quieres más consejos para tener una piel sana y bonita en invierno? Manon Schutter, formadora internacional y creadora de contenidos, es responsable de la creación de todos los programas y vídeos de formación de Rituals, además de realizar las presentaciones en los eventos de prensa y lanzamientos de productos. Le hemos pedido que comparta con nosotros sus consejos como experta sobre el cuidado de la piel en invierno.

 

¿Cómo adaptas tu cuidado de la piel en invierno?

“En invierno, utilizo productos más nutritivos y soy una gran fan del aceite facial. No se necesita una gran cantidad, por lo que es muy práctico cuando te vas de viaje. Y, lo más importante, es un producto polivalente, porque también lo utilizo para las manos y las cutículas”.

 

¿Cuál es tu producto Rituals preferido y por qué?

“Tengo varios, pero como viajo mucho por trabajo, las ampollas son mi producto estrella. Cuando hago viajes cortos al extranjero, utilizo una cada noche. También me gusta mucho la loción para el contorno de ojos, porque combate los signos del cansancio al instante y también restaura la hidratación”.

 

¿Tienes algún secreto menos conocido para el cuidado de la piel en invierno?

“Un truco genial es utilizar un terrón de azúcar para los labios secos. Si no tienes un bálsamo de labios encima, restriégate un terrón de azúcar por los labios para que actúe como exfoliante suave y te aporte hidratación”.