6 remedios caseros para unos labios suaves

Cuando caen las temperaturas, también se reduce la humedad presente en el aire, dejando la sensible piel de los labios más expuesta a la sequedad. Prueba estos remedios naturales para suavizar e hidratar los labios cortados. Algunos ya te están esperando en tu cocina. Sigue leyendo para descubrir seis sencillos consejos y remedios para tener unos labios suaves e hidratados, a pesar del mal tiempo.

 

El cuidado en invierno va más allá de ponerte capas extra de ropa para salir a la calle. Durante estos meses secos y fríos, los labios necesitan un cuidado especial para mantenerlos suaves. Introduce estos pasos en tu rutina invernal de belleza para que estén suaves e hidratados.

 

1. Suaves e hidratados con muchos emolientes

Evita los bálsamos labiales con mentol, menta o ingredientes con efecto volumen porque irritan la piel y secan los labios. Lo mismo ocurre con las barras de labios mates, porque contienen más pigmentos y cera y menos aceites, por lo que tienden a absorber la humedad de la piel. En su lugar, trata los labios cortados con ingredientes hidratantes como la cera de abeja, karité, moringa y vaselina.

 

Superconsejo: Elige un bálsamo de labios que combine un ingrediente hidratante, como el ácido hialurónico, con un emoliente como la vaselina, para que no se escape la hidratación.

 

2. La palabra clave es “humectante”

¿El qué? Un humectante es un producto o ingrediente que mantiene la piel hidratada, como lo que hemos mencionado antes. El rey de todos los humectantes es el aloe vera. Este ingrediente natural tiene propiedades hidratantes únicas que “atraen” a la humedad del aire. Se emplea para tratar quemaduras solares y contiene vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales, así como propiedades antiinflamatorias que ayudarán a calmar e hidratar la piel dañada o los labios cortados.

 

Consejo de suavidad: Usa un gel de Aloe Vera lo más puro posible. Si lo prefieres natural, compra una planta de Aloe Vera adulta, corta una hoja de manera longitudinal y apriétala para extraer su gel.

 

3. El aceite de coco entra en acción

Los labios están más expuestos a los elementos que el resto del cuerpo y, con una capa tan fina para protegerlos, necesitan toda la ayuda posible. El aceite de coco es un emoliente natural conocido por sus propiedades hidratantes, calmantes y suavizantes y también ayuda a paliar las inflamaciones de la piel. Los estudios más recientes también indican que el aceite de coco podría proteger la piel al potenciar su función de barrera. ¡No le des más vueltas al coco!

 

Consejo para un bálsamo casero: Con una aguja, extrae el contenido de dos cápsulas de vitamina E. Mézclalo con 2 cucharadas de aceite de coco y guárdalo en un envase limpio en el frigo para que se solidifique.

 

4. Dulce como la miel

Comprueba si tienes estos remedios naturales en la cocina. Primero, el néctar dorado de la miel. A pesar de su textura pegajosa, la miel es muy hidratante y tiene muchas propiedades antibacterianas y antioxidantes. Estas dos últimas protegen a los labios de los radicales libres y evitan infecciones.

 

Superconsejo: Aplícate en los labios una pasta de miel y aceite de coco durante la noche y disfruta de una mascarilla casera ideal. Cuando te despiertes, solo tienes que aclararlo y maravillarte con los resultados.

 

5. Fresco como un pepino

Este remedio natural no es nuevo. Te lo ponen en los ojos durante los tratamientos de spa. Lo ves en el vaso de cóctel y en el de agua. Lo encuentras también en las cremas faciales y de contorno de ojos. Compuesto en un 90 % de agua y con mucha vitamina C y el relajante ácido cafeico, una rodaja de pepino hace maravillas por la piel.

 

Consejo: Tritura unas cuantas rodajas y aplícalo en los labios por la mañana y por la noche, o frótalos para disfrutar de un tratamiento más sencillo.

 

6. Un exfoliante de té verde

Si el té verde es casi todopoderoso, ¿cómo no lo íbamos a usar para cuidar también los labios? Empapa una bolsita de té en agua caliente y frótala contra los labios para suavizarlos y eliminar restos de piel seca. Es más suave que una exfoliación normal, por lo que puedes usar este tratamiento con más frecuencia, igual que nuestro exfoliante de labios a base de azúcar. La exfoliación regular ayudará a suavizar los labios, para que los ingredientes de los bálsamos se absorban correctamente.

 

Consejo de exfoliación: Compra un cepillo de dientes de cerdas blandas y exfolia los labios con vaselina.

 

Consejo extra: Labios secos en bebés

A medida que el bebé se acostumbra a vivir lejos de tu vientre, puede que note los efectos de la sequedad del invierno incluso más que tú. Puedes suavizar los labios de tu bebé con un poco de leche materna, crema para pezones o bálsamos de labios hidratantes. Recuerda que es mejor optar por un tratamiento natural u orgánico, porque posiblemente se traguen una pequeña cantidad durante el día.

 

Consejo: Aplica tu bálsamo favorito justo antes de que se vayan a dormir, para que el producto se absorba bien.